Los perros pueden servir como apoyo emocional; ellos nos ayudan a entender y procesar nuestras emociones.