La risa vista por la ciencia

Cómo es la risa vista por la ciencia

La risa vista por la ciencia

¿Qué sucede en la mente de las personas que se ríen? ¿Qué mecanismos intervienen en este sentimiento? Estos y otros detalles encontrarás en las indagaciones de la risa vista por la ciencia.

Desde la antigüedad nos hemos preguntado que sucede cuando alguien ríe. En la época contemporánea los científicos empezaron a adentrarse más en las cuestiones de la risa.

De hecho, en los años sesenta del siglo pasado el psiquiatra William F. Fry acuñó el término gelotología para designar a la disciplina que estudia los efectos de la risa en la mente y en el cuerpo.

Eran los primeros estudios que demostraban que la risa estaba bajo la lupa de la ciencia.

El neurocientífico Robert Provine, entonces investigador de la Universidad de Maryland, en Baltimore, encontró que la risa no puede producirse o forzarse a voluntad expresa del ser humano.

En adelante vino una cascada de estudios sobre la risa para tratar de encontrar los mecanismos que la mueven y los entresijos que ocurren en la mente de las personas cada vez que se esta manifestación sucede en nuestra vida cotidiana.

Generalmente se piensa que la risa es una respuesta sencilla a algún estímulo gracioso, pero su naturaleza es más compleja.

Cualquier tipo de risa será vista por la ciencia

¿De qué te ríes?

La ciencia que investiga la risa ha encontrado que “es una vocalización social que une a las personas, es un lenguaje que todos los seres humanos hablan, no es una conducta aprendida aunque la podemos cultivar a través de juegos de palabras y humor”, explica para Contenido la doctora Feggy Ostrosky, del Laboratorio de Psicofisiología y Neuropsicología de la Facultad de Psicología de la UNAM.

 Precisamente Robert Provine, autor de Risa: una investigación científica, dedicó años de su vida a observar la risa bajo la lupa de la ciencia. Registró a 1,200 personas que reían espontáneamente en ambientes naturales y fue captando todos los resultados.

Contrariamente a lo esperado, halló que aquellos que hablan o cuentan un chiste se ríen 50% más que su audiencia, lo sorprendente fue que curiosamente los comentarios más insignificantes (del tipo “¿cómo estás?, ¡qué gusto verte!”) estaban más precedidos de risas que incluso una broma.

El informe determinó que sólo entre 10 y 20% de los episodios de carcajadas se debían a algún chiste, las otras veces el estímulo lo provocaba otro factor.

Entre las conclusionesse determinó que la risa tiene una naturaleza social y es 30% más frecuente que si se está en solitario.

DESCARGA AQUÍ LA EDICIÓN COMPLETA DE CONTENIDO

La risa vista por la ciencia

¿Por qué reímos?En realidad todavía no hay una respuesta determinante.

Si bien la risa es una expresión de una sensación placentera, que puede tener ventajas para el bienestar físico y psicológico de las personas, no es sencillo establecer su causa, es complejo porque se trata de una emoción humana que involucra diversos aspectos del sistema nervioso periférico y del sistema nervioso central, señala María Magdalena Giordano, investigadora del Instituto de Neurobiología de la UNAM.

Un bebé, ejemplifica la investigadora Giordano,no necesariamente sabe que se está riendo por gusto, o que está llorando porque tiene hambre, es algo que él no puede interpretar o tener plena conciencia, lo irá logrando conforme su sistema nervioso se vaya desarrollando y crezca.

Cuando se habla de emociones implica también una interpretación a partir de un estímulo interno, por ejemplo, si alguien que sufrió abuso recuerda la risa de su agresor, su percepción de la risa no será algo placentero, refiere la entrevistada.

El cerebro y la risa

La risa está implicada con áreas anteriores del cerebro mientras que la alegría tiene que ver con circuitos más complejos vinculados con áreas del núcleo accumbens, donde reside la recompensa y el placer, por ello es tan contagiosa y las personas quieren estar junto a aquellos que se ríen, especifica Ostrosky.

La doctora Giordano señala que todo parece indicar que al estar en un ambiente donde se propicia la risa se genera un efecto desestresante en los individuos, diminuye su sensación de estrés y aumenta su bienestar.

Incluso hay mejorías a nivel fisiológico tales como cambios en el ritmo cardiaco, la presión arterial y se manifiesta una sensación subjetiva de bienestar, la cual es beneficiosa para el individuo.

Los especialistas consideran que con las modernas técnicas con las que ahora se puede observar a los individuos mientras se ríen, se podrá adentrar en las áreas del cerebro vinculadas con esta emoción y quizá entonces podamos resolver el enigma de la risa.

Por A.C.

Para saber más: La ciencia de la risa: bondades y beneficios

¿Es realmente contagiosa la risa?