¡Cuidado con los gimnasios!

¡Cuidado con los gimnasios!

Para aquellas personas que han estado en casa haciendo home office o con una rutina sedentaria es conveniente que al regresar a los gimnasios lo hagan de forma paulatina.

Con meses alejados de los lugares con aparatos e instructores, las personas deben considerar, si acuden a un gimnasio, empezar por una rutina básica.

Especialmente aquellos trabajadores que hayan estado en home office y quieran estar de vuelta en los gimnasios no es conveniente iniciar con un ritmo alto porque podría provocar algunos problemas en el cuerpo.

DESCARGA AQUÍ LA EDICIÓN COMPLETA DE CONTENIDO

Lo ideal para alguien que está iniciando no es que se vaya a hacer zumba o una clase de impacto, porque sus músculos no van a estar fuertes y es posible que se lastime la columna, las rodillas o la cadera.

Hay por tanto que elegir una disciplina paulatina. Si nunca se ha corrido, mejor no hay que inscribirse en un maratón, se requiere prudencia para cuidar las articulaciones.

Recomendaciones de una experta

La mejor manera es hacer un poco de cardio, con ejercicios de flexibilidad inicial, o de calentamiento, los cuales ayudan a mover las articulaciones, desde las manos hasta los tobillos, de forma limitada para no exponer los músculos.

“Estos son muy parecidos a unas ligas, si tienes una muy rígida y la quieres estirar completamente se te va a romper, en cambio si vas poco a poco dándole estiramientos, la prepararas para el estiramiento máximo. Los músculos hay que aflojarlos para poderlos explotar al cien por ciento”, ejemplifica la doctora Marta Karina Valdés, ortopedista y traumatóloga egresada de la Facultad de Medicina de la UNAM.

Conviene hacer un chequeo anual con el ortopedista para ver el estado de las articulaciones. Por desgaste, son frecuentes los dolores en la columna lumbar y las rodillas, los deportistas de fin de semana se suelen lesionar. Es lógico: si en la semana no hacen ejercicio, permanecen sentados frente a la computadora, en un esfuerzo máximo las lastimaduras aparecen.

Por ello también es recomendable, antes de dormir, hacer estiramientos.

Un chequeo además nos mostraría la forma de pisada y postura que tenemos. Solemos ignorar si estamos simétricos, si pisamos mal y esto nos provoca que nuestra columna vertebral se vaya deformando.

Por Elba Albor

Tags: