Científicos mexicanos contra la pandemia

científicos mexicanos frente a la pandemia

Científicos mexicanos contra la pandemia

Los científicos mexicanos se volvieron resilientes ante la pandemia y desarrollaron proyectos y aplicaciones en diferentes campos para luchar contra .la enfermedad COVID-19.

Desde varios frentes, los científicos mexicanos empezaron a mostrar su ingenio e inventiva para desarrollar proyectos, crear herramientas o inventar soluciones..

Lo mismo en universidades que en instituciones del sector salud la movilidad fue más que notoria. Ejemplos: el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMNSZ).

En septiembre se contabilizaban 76 proyectos de investigación y ni qué decir de la UNAM, el CINVESTAV y otros centros que colaboran con universidades extranjeras..

DESCARGA AQUÍ LA EDICIÓN COMPLETA DE CONTENIDO

Científicos mexicanos: a la par de cualquiera

De la pandemia los cinetíficos mexicanos deben aprender que la telemedicina y los sistemas digitales deben aprovecharse y darles su justo valor. “Esta es la oportunidad, sí hay herramientas, las conocemos, y si bien muchos las sabían usar no les daban la importancia que ahora están teniendo”.

De acuerdo con Lima Sánchez otra enseñanza que nos deja la pandemia es valorar la importancia del trabajo internacional.

“No tienes que encerrarte, sino abrirte y lanzarte, no sentirte menos. Realmente puedes hablar de tú a tú con cualquiera y sentir la confianza de que sí se puede y los mexicanos tenemos las herramientas suficientes para hacerlo”.

Tecnología que democratiza

Además de enseñanzas la pandemia también dejó reflexiones para los científicos mexicanos, observa la doctora María Georgina Cárdenas López, del Laboratorio de Enseñanza Virtual y Ciberpsicología de la Facultad de Psicología de la UNAM.

La pandemia dio un fuerte impulso a la tecnología. Gracias a ella se facilita el acceso a la terapia en situaciones de movilidad restringida, como sucedió en estos meses, señala.

La plataforma, si bien es mexicana, ya se aplica también para algunos connacionales que viven en EU a los cuales se les brinda apoyo psicológico.

Lo importante, considera Cárdenas López es que ya está teniendo aceptación en Latinoamerica.

 “La tecnología se está democratizando, extendiendo y lo que tenemos que cuidar es que haya ética. Nos permite proporcionar costos más bajos y llegar a poblaciones y regiones remotas donde no se tienen este tipo de servicios”.

En términos de psicoterapia resulta importante aprovechar estos tiempos por la necesidad de apoyo emocional y psicológico que tienen las personas, quienes por otro lado están cambiando su idea de que la atención para estos casos debería ser física.

Aprender de los errores

La doctora Marisa Mazari Hiriart, del Laboratorio Nacional de Ciencias de la Sostenibilidad del Instituto de Ecología de la UNAM,desarrolla en conjunto con el Instituto de Ingeniería y la Facultad de Medicina Veterinaria un sistema de vigilancia epidemiológica para monitorear la pandemia a través de la identificación de material genético del SARS-Cov2.

Ella señala en entrevista para Contenido que en estos meses “hemos aprendido que este virus se dispersó de una manera muy rápida, producto de una serie de alteraciones ambientales que nosotros como humanos hemos causado, y que se trata de uno muy agresivo”.

 “El no permitir que existan áreas verdes en y alrededor de las ciudades, dejar que estas sigan creciendo y no tener cuidado con el tratamiento de los residuos generados, tanto líquidos como sólidos” son señales y enseñanzas para que los humanos nos demos cuenta de la forma tan acelerada en la que vivimos y nos desarrollamos, sin importar qué pasa en nuestro entorno, dice la doctora Mazari.

La pandemia también está demostrando que es necesaria una coordinación entre los científicos:

“Considero que realmente deberíamos unir esfuerzos para lograr algo de una manera más rápida y más eficiente, estamos haciendo cosas como por ensayo y error, pero aprendiendo de grupos que van más avanzados podríamos hacerlo más rápido”, sugiere la investigadora Mazari.

Otros aprendizajes: los científicos deben dejar de lado la competencia, no ver quién lo hace primero sino buscar unir esfuerzos entre países en similares o peores condiciones.

Mazari recomienda: “Realmente hay que pensarlo como una salud común, esto es salud humana, animal y ambiental, y tener en mente que todos dependemos del medioambiente, que si no lo conservamos nos seguirá afectando a todos”.

Lee màs: COVID-19 y los aprendizajes para la ciencia mexicana

Top 10 los personajes más relevantes de la ciencia