Recuento artístico: ¿Cómo les va a los famosos?

Recuento artístico: ¿Cómo les va a los famosos?

En un año inesperado en todos sentidos, el mundo del espectáculo lo sufrió al alejarse de lo que más ama: los escenarios. Acá los testimonios de los famosos.

Este año pasará a la historia de la humanidad como uno de los más difíciles, la emergencia sanitaria y la crisis económica golpearon fuertemente a la mayoría de las industrias, y sin duda una de las más dañadas ha sido la del entretenimiento, la de los famosos.

Los espectáculos en vivo se detuvieron. Había que reinventarse y surgió la idea de hacerlos vía remota a través de streaming, pero quedó claro que nunca será lo mismo.

El confinamiento ha enseñado a valorar el amor por nuestros familiares y amigos. Será difícil no poder abrazar, besar o simplemente dar un afectuoso saludo, más en esta época decembrina en la que la costumbre indica reunirse en familia o festejar en grande con los amigos.

Contenido charló con algunos de ellos para conocer cómo la pasaron en este complicado 2020 y qué aprendieron al tener que pausar sus presentaciones físicas. Aquí, sentires de varios famosos como Poncho Lizárraga, Manuel Mijares, Emir Pabón, Edith Márquez y Paty Cantú.

Poncho Lizárraga, el sobreviviente

La contingencia significó mucha reflexión, un reencuentro más personal con su familia. Aprendió que hay cosas que parecían insignificantes y que no lo eran.

Otro de los famosos, el líder de La Banda El Recodo revela que fue contagiado por el virus.

“Duré siete meses cuidándome, constantemente haciendo ejercicio y un día, sin pensarlo, empecé a tener síntomas, me hice el estudio y salí positivo”.

Tuvo varios síntomas, pérdida del olfato y del gusto, días con temperatura, muchísimo cansancio. “Pero siempre estuve oxigenando bien, con buena respiración. Hubo unas complicaciones, pero gracias a Dios no fue grave”, cuenta.

Sin embargo, al no haber giras, tuvo espacio para la reflexión. Comenzó a crear nuevas ideas para mejorar a nivel personal y profesional.

Lizárraga se siente orgulloso de la familia que tiene y de la que proviene, del fuerte equipo que hicieron ante las adversidades.

“Me enfrenté al temor y aprendí que el miedo no se vence, se abraza y se usa para vencer –confiesa–, me di cuenta que podía hacer muchas cosas que quizá nunca había experimentado ni imaginaba que podía hacer”.

El golpe de distanciarse de los escenarios ha sido duro. “Sé que cuando salgamos de esto vamos a ser más consientes de todo lo bueno que nos rodea y vamos a valorar más a la gente que está cerca”.

Famosos: Emir Pabón, a ejercitar la tolerancia

Ha tratado de salir bien librado en este año peculiar. Descubrió la diversidad de cosas y actividades que se pueden hacer desde casa para tener una mente y cuerpo positivo. A seguir adelante de una manera feliz.

Una sorpresa personal fue estar en la cocina, preparar diversos platillos que antes por ningún motivo se imaginaba capaz de hacer. Y no sólo eso, el cantante descubrió que además de cuidar la salud se pueden hacer desde lo doméstico actividades físicas, espirituales, personales y, sí, laborales.

“Estoy feliz de haber logrado buenos hábitos: el ejercicio, tener todo el día activa la mente, estar creando cosas grandes y positivas para hacer realidad los sueños que siempre he tenido”, comenta.

Pero el mayor aprendizaje para Pabón radicó en enfrentar la experiencia de ser tolerante. “Es algo en lo que todos debemos de trabajar y me ha servido para poder generar proyectos muy satisfactorios”.

Y al mal tiempo, buena cara. “Hemos superado muchos meses complicados y lo bonito es agradecer a Dios y a la vida el tener salud y terminarlo con el pie derecho para empezar el próximo año también con alegría, entusiasmo y emoción de seguir adelante”.

DESCARGA AQUÍ LA EDICIÓN COMPLETA DE CONTENIDO

Manuel Mijares, el navideño

Pero no para todos los famosos ha sido un mal año. Al menos no todo el tiempo fue de zozobra y es el caso de este artista que en medio de la época difícil lanzó su soñado disco navideño ¡Feliz Navidad!

El Soldado del amor se confiesa satisfecho porque a pesar de que este no ha sido un buen año para las presentaciones en grandes escenarios, pudo convivir con su familia y trabajar muy de cerca con su hija Lucerito, a quien él llama la Beba.

Con ella comparte el tema “Mi universo”. Ya habían actuado juntos y la chica sorprendió al público previamente al cantar con su madre, la también famosa Lucero.

“Es una canción que me trae muy buenos recuerdos. La metí porque la cantamos Lucero y yo en la misa de primera comunión de la Beba –recuerda Mijares–, quedó padrísima y, sobre todo, embona mucho en esta época”.

Tuvieron que pasar 34 años para que Manuel volviera a grabar un álbum de Navidad, pero este tiene un sentido especial porque es una forma de mantenerse vigente y sirvió para sobrellevar las circunstancias desfavorables.

“Este año me ha enseñado muchas cosas, a vivir la vida día a día –dice–, siempre aprendes de todo lo que va pasando. Este es el disco 31 de mi carrera y llega en un momento en el que pensaba que no podría ser posible”.

Mijares pasará la Navidad, como cada año, con sus hijos. Su exmujer Lucero vive muy cerca y pueden ir de una casa a otra cuando quieran, aunque ahora lo harán con todas las precauciones necesarias.

Edith Márquez, a limpiar el alm

“En lo personal me ha venido bien este distanciamiento, aunque no podemos tener mucho contacto con las demás personas, ni con nuestra propia familia”, dice.

A sus fans les dedica palabras de ánimo.

“Les digo no sólo a ellos sino también a la gente en general, incluso a mi familia, que la clave está en no perder la calma. Aprovechar este tiempo para hacer limpieza en todos los sentidos, no solamente de nuestra casa. Limpiemos a conciencia nuestra vida, actitudes y pensamientos. No perdamos la calma, es momento de estudiar, leer e interiorizar”.

Edith reflexiona que en general vivimos con demasiada prisa. No solemos tomarnos el tiempo para platicar con hijos, amigos, familia. “Los valoramos cuando los tenemos lejos o cuando llegamos a perderlos. Damos todo por hecho, pero la vida es muy frágil: hoy estás y mañana no”.

Paty Cantú

También ella, como otros famosos, aprovechó este momento para tomar algunas decisiones trascendentales. Así lo resume: “Es tiempo de desintoxicarnos de gente que nos hacía mal y retomar a la gente que nos hace bien. Aunque suene contradictorio, ahora el tiempo y la circunstancia nos hace querer acercarnos a la gente, aunque sea virtualmente. Que aprendan algo nuevo. Que se pongan horarios. Que cuando volvamos de esto no podemos ser los mismos. Que el nivel de conciencia, respeto y amor a la gente tiene que estar por encima de todo y que creo en nosotros. Lo vamos a lograr. Cuando volvamos, no seremos los mismos”.

Un aprendizaje profundo es dejar la soberbia humana. “Somos tan vulnerables como cualquier ser vivo que nos rodea”, advierte. Piensa que así como debemos hacernos responsables de lo malo que acontece, también somos capaces de apoyar las buenas causas.

“Juntos es como salimos de la adversidad, nuestras diferencias dejan de importar porque todos somos igualmente vulnerables, humanos… y estamos llenos de ganas de un futuro mejor”. 

Por Elba Albor