Consejos para una vida más plena

Consejos para una vida más plena

Aunque comúnmente la depresión durante la temporada invernal suele relacionarse con la falta de sol y un clima extremo, a diferencia de países como los del norte de Europa, en Escandinavia, donde las largas sombras diurnas y caída de nieve impiden realizar actividades al aire libre, en México “yo apuntaría a que se relaciona más con la dinámica familiar que surge a partir de las fiestas”, explica a Contenido Marina Galván, psicóloga y directora de Psiconecta, una iniciativa que busca identificar las mejores corrientes de la Psicología para el momento de vida actual de las personas, las que se ajusten a sus necesidades geográficas y económicas.  

Desde su perspectiva como psicoterapeuta, existen tres razones principales por las que en esta época las personas pueden estar más propensas a deprimirse:  

  1. Aquellos que no cuentan con una red de apoyo cercana suelen sentirse más solos al ver cómo los demás se reúnen para pasar las fiestas “juntos”.  
  2. La “propaganda neoliberal” que, dicta que tenemos que comprar y demostrarle amor a la familia, pone en jaque a quienes no tienen recursos suficientes para hacerlo.  
  3. Hay quienes viven con sus agresores y deben pasar con ellos estas fiestas, que comúnmente se relacionan con temas como el amor en familia y, señala, “en México la mayoría de los abusos son intrafamiliares”. 

Y ahora, COVID 

El surgimiento de la pandemia se sumó como factor que contribuye a que la mayoría  de la gente durante este 2020 atraviese momentos difíciles en mayor o menor medida. 

Marta Ro, mindset coach que ha trabajado por más de 10 años con diversas empresas, notó que a partir de la pandemia las preocupaciones de las personas tienen ahora un enfoque más espiritual, “porque al final esto retó mucho de lo que suponíamos era la vida”, dice en entrevista para Contenido.  

No obstante, Ro considera que la crisis sanitaria mundial debe tratarse como cualquier otra que manejemos en nuestro día a día. La única diferencia es que “en esta ocasión fue colectiva, y por eso se siente más grande”.  

Ambas coinciden en que este tipo de momentos retadores debemos aprovecharlos, en vez de buscar distraernos de lo que sentimos o de sólo lamentarnos por la situación.  

“Emociones como la tristeza o el enojo nos están avisando que algo no anda bien y que tiene a haber algún movimiento”.  

– Marina Galván, maestra en Psicología.  

Lidiar con los –a veces– no tan alegres festejos  

Para quienes se encuentran solos o alejados de sus seres queridos por diferentes razones, quizás este sea el momento para hacer uso de su creatividad. Asimismo, la psicóloga invita a servirnos de la tecnología con las videollamadas, una buena opción para conectar con aquellos que se encuentran lejos.  

Si en estas fechas uno descubre que se sientes triste, solo, aburrido o desconcertado, por decir algunas emociones, lo más importante sería preguntarnos “por qué te sientes así y si tiene alguna relación con la dinámica que estás viviendo, para entonces poder generar un cambio”, explica Galván, quien reconoce el poder de la escritura para descubrirnos y expresar todo eso que sentimos.  

Además, hacer ejercicio de manera periódica y comer sano contribuye al bienestar, sin embargo, la psicoterapeuta cree que no hay una receta mágica para sentirse bien: “Creo que más bien tiene que ver con que la gente se permita, sobre todo en estos momentos; se requiere de un espacio para escucharse y atreverse a enfrentarse a lo que ha estado sucediendo dentro suyo durante tanto tiempo… y también de aprender a decir que esa dinámica no la van a seguir aceptando en sus vidas”.  

En ese sentido, como mindset coach, Marta ayuda a las personas a elevar su mentalidad al subrayar el gran poder de elección que reside en todos nosotros, de tal forma que, en teoría, podemos elegir dejar de quejarnos y trascender las crisis al iniciar un proceso que incluye los siguientes puntos clave:  

  1. Aceptar: Si no aceptas lo que está ocurriendo entonces resistes y eso te hace sufrir. En cambio, si lo haces, las posibilidades se presentan ante ti todos los días.  
  2. Adaptarte: para fluir con las circunstancias, sean cuales sean.  
  3. Conectar:  con lo que está pasando para accionar y poner en marcha algo nuevo después de esa adaptación.  
  4. Ajustar: Observa qué cosas sí y cuáles no funcionan para que realices los ajustes que consideres pertinentes.  

Este ciclo se renueva constantemente, pero de eso se trata la vida: continuar en movimiento.  

¿Qué hago con esto que siento? 

Para explicar cómo funcionan las emociones, Galván realiza una analogía: “Si te quitan la capacidad de sentir hambre, te mueres, porque esta sirve para que busques comer y alimentarte. Como el hambre, las emociones nos abordan, y en lugar de intentar evadirlas, conviene más reconocer qué las genera, para entender qué nos está pasando, y entonces saber qué podemos hacer”.  

En algunos casos, aclara, resulta necesario solicitar un espacio que “nos ayude a ver más allá de lo que estamos viendo”. Acudir con un profesional de la salud mental para entender estos procesos es lo recomendable, si consideramos que nuestros propios recursos no son suficientes en determinado momento.  

Así, la psicoterapia es una que se basa en la psique, es decir, en la mente, misma que ofrece un espacio para entender las emociones. Uno no puede dejar de sentir, pero podemos entender por qué estamos sintiendo: “Todos tenemos puntos ciegos, entonces la psicoterapia ayuda a reconocerlos y a que encontremos nuestras propias posibilidades”.  

No se trata de que alguien nos diga qué hacer, puntualiza la experta, sino de que nosotros mismos decidamos con conciencia.  

Empatía en el trabajo  

Durante estas fechas que se celebrarán de manera atípica, a nivel empresarial aconseja Marta Ro que los líderes pueden contribuir a la motivación de los miembros de sus equipos al “conectar con el humano que vive dentro de cada persona”, es decir, tener momentos de no preguntar cosas del trabajo, para que todos se sientan como una persona real y no sólo como un número dentro de la empresa.