Niños en casa ¿Cómo cuidamos su mente?

Niños en casa

Niños en casa ¿Cómo cuidamos su mente?

El confinamiento ha impactado las emociones de los chicos. Especialistas nos proporcionan apoyos para superar el duro momento.

Incertidumbre, irritación, tristeza, miedo, rabia, angustia, desesperanza, son algunos de los sentimientos que abundan entre los millones de niños en México y en todo el mundo que, a raíz de la pandemia de COVID-19, permanecen en casa sin poder realizar sus actividades cotidianas. En México, a partir de la Jornada de Sana Distancia, niñas y niños dejaron de acudir a la escuela, de ver a sus amigos, jugar en los parques, salir de viaje, ir al cine o caminar por las plazas comerciales, para verse obligados al confinamiento, perdiendo su rutina académica y social.

Los 14 millones de alumnos mexicanos en primaria experimentan un ciclo de clases inédito: escuelas vacías, sin tráfico matutino, sin carreras y multitudes en la entrada de los colegios. No obstante, el desafío está en aprender a través de las plataformas digitales, enviar las tareas vía remota o tomar clase en canales de TV o radio bajo el programa Aprende en Casa II, con ayuda de los libros de texto mientras los padres trabajan dentro o fuera del hogar; incluso hay niños que estudian en los trabajos de sus padres, tíos, tutores.

Toda esta nueva normalidad y el cambio de hábitos y rutinas, aunados a la tristeza, el miedo, aburrimiento y estrés impactan en las emociones de los niños.

Esta crisis de salud mental infantil provocada por la pandemia mantiene en jaque a miles de familias.


DESCARGA AQUÍ LA EDICIÓN COMPLETA DE CONTENIDO

Estrés de la vida cotidiana

La psiquiatra Jacqueline Cortés, presidenta de la Asociación Psiquiátrica Mexicana, consideró el confinamiento como una situación de estrés alto. El cerebro, debido a la crisis, puede permanecer en un estado de alerta similar a la respuesta que se obtendría si se estuviera en riesgo inminente.

Un chico con un elevado nivel de estrés, angustiado, enojado, no está enfocado en aprender; a ello se suma la sobrecarga de tareas en línea y el no poseer oportunidades de convivencia con otros infantes. Resultado: dificultades para relacionarse con otros y en el desarrollo de habilidades de lenguaje, motrices y recreativas.

Un menor de cinco años necesita más atención de los padres, pues él no entiende que estén en casa trabajando y no quieran jugar; esta situación le crea molestia y depresión. De igual manera se ha visto durante el confinamiento que los niños duermen menos, eso altera las hormonas del cerebro, afectando el metabolismo, los procesos de aprendizaje y memoria.

Los cambios de conducta son comunes: hay más berrinches, menor tolerancia a la frustración, aparecen hábitos como morder la ropa y las uñas, o mayor ingesta de alimentos.

Estos son los consejos de una especialista sobre cómo ayudar a nuestros hijos a confrontar el estrés que pueden estar afectándolos actualmente:

¿Cómo combatir el estrés de los niños?

1. Sea selectivo con los programas de televisión y videojuegos, descarte los que puedan producir miedo.

2. Aliente al niño a hacer preguntas sobre lo que no entiende de la pandemia.

3. Dé certeza y seguridad a los pequeños.

4. Escuchen música relajante, practiquen meditación y fomenten momentos de silencio interior.

5. Exhórtelo a que escriba una carta para agradecer todo: los estudios, los maestros, la comida, la salud y el trabajo.

6. Anímelo a que practique deportes en casa.

7. Manténgalo informado de próximos cambios en el hogar o trabajo de los padres.

8. Dele esperanza. El confinamiento concluirá y regresará a la escuela.

9. Ayúdelo a resolver un problema. El niño puede dibujar un personaje que le ayude a enfrentar una lista de situaciones.

 Fuente: Rosalinda Ballesteros, doctora en Estudios Humanísticos y directora del Instituto de Ciencias de la Felicidad de Universidad Tecmilenio.

Si quiere saber más tips sobre duelo, identificar a un niño con trastornos emocionales y, ayudarlos en la escuela suscríbete a la revista Contenido.

Por Alejandrina Aguirre Arvizu

CONOCE MÁS, DA CLIC AQUÍ 

Créditos: imagen de archivo, Pixabay