Una obra novohispana en Francia

pila para agua, pieza novohispana del siglo XVII

Una obra novohispana en Francia

Conozca la historia de una obra novohispana, un tecali -pila para agua-, labrado, del siglo XVII, dorado y policromado con diseños prehispánicos .

A pesar de la pandemia, los espacios culturales siguen trabajando intensamente en aras de completar discursos que permitan establecer nuevas claves interpretativas del patrimonio cultural. Resulta fundamental la investigación permanente de colecciones y sobre todo de ciertos objetos que, por su naturaleza y ante la dificultad para estudiarlos y difundirlos correctamente, se escapan de la exposición y quedan relegados en las bodegas de los museos.

Las redes sociales nos acercan con latitudes distantes, y el contacto entre investigadores posibilitó desde México la identificación y datación de una obra novohispana del Museo de Bellas Artes de Rennes.

Los célebres fondos del siglo XVII del marqués Chistophe-Paul de Robien, barón de Kaër y vizconde de Plaintel, dan cuenta de un interés ilustrado en un gabinete de curiosidades que se nutrió del “encuentro de mundos”. El magistrado del Parlamento de Bretaña invirtió su capital en Oriente, lo que permitió un intenso intercambio cultural y comercial en los puertos bretones de Saint-Malo, Brest y Lorient.

Tras la Revolución francesa, en 1792 los bienes le fueron confiscados a su hijo y al año siguiente comenzó el proyecto de creación de un museo. Los provenientes del Nuevo Mundo, principalmente suministrados por Antoine-Gabriel, gobernador general en Santo Domingo y pariente de la esposa de Robien.

DESCARGA AQUÍ LA EDICIÓN ÍNTEGRA DE CONTENIDO DE SEPTIEMBRE

Sobresale una obra que por mucho tiempo ha sido motivo de atribuciones culturales de latitudes tan disímbolas como China, Singapur e India. En realidad, hoy podemos tener certeza de que se trata de una obra novohispana. Una patena eclesiástica fechada en la primera mitad del siglo XVII, realizada en tecali, un ónice considerado piedra sagrada para las culturas mesoamericanas antes del contacto con Occidente. Este tipo de alabastro de origen poblano tiene como cualidad primera la transparencia.

Una obra muy similar, de tradición mesoamericana, se encuentra en el Museo Soumaya y permitió el estudio comparativo con la pieza francesa. Se trata de una pila para agua realizada entre 1601 y 1650. Un tecali labrado, dorado y policromado con diseños prehispánicos, quizá de tradición purépecha. La elección de colores rojizos fue de un artista de Nueva Galicia y por las tonalidades pude advertir el uso de carmín, en específico de la laca brillante de grana cochinilla (C22H20O13),

Los animalitos que se distinguen, como la ardilla y el conejo, pueden ser identificados como símbolos cristianos. La ardilla representa a la Providencia Divina, que parte de la costumbre que tiene el animal de cubrirse con su propia cola para protegerse de la lluvia, de la misma forma que el manto de Dios nos resguarda. El conejo, por su capacidad reproductiva, refiere a la fecundidad de María, y el color blanco, a su castidad; asimismo, en los bestiarios medievales suele relacionársele con el impulso positivo del hombre: la liebre es capaz de correr y escaparse de su perseguidor, como el hombre librarse de las tentaciones del demonio. De esta manera podemos inferir que la pila sirvió para contener agua bendita.

La personalidad original del marqués Robien seguramente apreció el objeto sin saber exactamente su función en la Santa Misa. Lo cierto es que ambas obras, bretona y la de Ciudad de México, permiten el estudio del arte y completan la visión de dos mundos hermanados.

Los espacios culturales realizan ya su apertura, con protocolos que protegen a los trabajadores y a los visitantes, y establecerán estrictas pautas para reafirmar cada zona de los museos como sitios seguros y de menor riesgo de contagio. Así, con tapabocas y en el respeto de la sana distancia, se podrá resignificar nuestra herencia cultural virreinal, que se pulsa con vehemencia en objetos que esperan ser admirados y resignificados con la mirada del siglo XXI.

CONOCE MÁS, DA CLIC AQUÍ