“Soy como un corredor de fondo, me esfuerzo y no me rindo”: Gerardo Vargas

“Soy como un corredor de fondo, me esfuerzo y no me rindo”: Gerardo Vargas

Entrevistado por Contenido, Gerardo Vargas Landeros, aspirante a ser postulado por Morena a la gubernatura de Sinaloa, expone su lado humano, los valores que lo guían y el propósito que hoy lo ocupa: arrancar al estado de la mediocridad.

Gerardo Vargas Landeros (57 años) es una figura bien conocida por los sinaloenses debido su actividad empresarial y trayectoria política.

Pero hay más.

De acuerdo con sus propias palabras es un hombre de costumbres sencillas, apegado a principios y valores como honestidad, compromiso y sentido del deber, los que aprendió en su niñez y ha inculcado a su familia, esposa y tres hijos, su principal sostén en cada uno de sus proyectos.

Contenido: ¿Cómo fue el ambiente en el que creció?

Gerardo Vargas Landeros (GVL): Provengo de una familia numerosa en la que fuimos 13 hermanos a quienes nuestros padres, doña Refugio y don Roberto, nos enseñaron a ser unidos, respetuosos y a esforzarnos por alcanzar lo queríamos.

De mi madre recuerdo que siempre tuvo una palabra amable o un acto de generosidad para los demás. Siempre estuvo al pendiente de su familia y al mismo tiempo le gustaba ayudar al prójimo.

Mi padre tuvo formación militar y fue muy trabajador, dedicado al cultivo de hortalizas, nos enseñó el valor de la familia y la tierra.

C: ¿Qué recuerda Gerardo Vargas de su época de estudiante?

GVL: Fui muy bueno en matemáticas, pero otras materias se me dificultaban, sin embargo logré aprobarlas porque, gracias a los valores que me inculcaron en casa, fui disciplinado y les dediqué más tiempo. Sabía que necesitaba empeñarme más y no evadí el reto.

Hasta la fecha me motiva aprender y actualizarme, así que además de estudiar Administración de Empresas me titulé de abogado y ya estoy por terminar la maestría en Administración de Instituciones Educativas.

C: Entre sus aficiones está la de correr largas distancias, ¿de dónde viene el gusto al atletismo?

GVL: Me gusta la actividad física desde niño, pero me convertí en corredor de fondo ya de adulto y en respuesta a un reto. Por allá del 2002, cuando era funcionario municipal en Ahome, mi tierra, alguien me dijo que yo no podría correr un maratón, pero afirmé lo contrario.

Con una preparación muy básica participé en el maratón de Mazatlán.

Fue una experiencia extenuante, me quedé muy atrás y en algún momento pensé en abandonar la carrera, pero pudo más mi deseo de terminarla y no dejé de moverme. Muchas horas después que los demás, llegué a la meta y ahí estaba mi familia y amigos quienes me recibieron entre lágrimas, porras y aplausos. Lo sentí como un triunfo.

Esa experiencia me permitió aprender que cualquier meta es alcanzable siempre y cuando no te rindas.

C: Frecuentemente alude a la familia ¿qué le significa?

GVL: Provengo de una familia que me transmitió el valor de la unidad, del trabajo y de la honestidad. Me enseñó que formamos parte de una comunidad con la que debemos contribuir y ser solidarios para prosperar.

En estos valores y actitudes mi esposa Mónica y yo y los hemos inculcado en nuestro hijos, Mónica, Gerardo y María Paula. Ahora que ellos están comenzando sus propias familias, esperamos que transmitan lo aprendido.

Por cierto, en agosto pasado, debuté como abuelo y ha sido una emoción indescriptible. Agradezco a Dios porque mi nieto Gerardo vino a iluminar nuestra vida.

En cuanto al valor que le doy a mi familia, puedo afirmar que no me embarco en ningún proyecto político sin consultarla.

Hasta ahora mis esposa y mis hijos siempre me han apoyado, lo que significa que ellos también sacrifican tiempo de convivencia para ayudarme a seguir con mis proyectos, como ahora que busco la gubernatura.

C: ¿Cómo es un día de convivencia entre los Vargas?

GVL: Más allá de que procuramos respetar nuestro tiempo de convivencia en fin de semana para hacer cosas muy comunes como ir a misa, salir a comer o surtir el súper, tenemos una tradición muy bonita que instituyó mi padre en Navidad.

Se trata de reunir a toda la familia, incluyendo las de mis hermanos y las de mis cuñados para comer, cantar, jugar y platicar todos enfundados en pijama y sin ningún lujo.

Este año será un poco difícil para nosotros porque por primera vez falte mi madre quien falleció recientemente de COVID-19.

SU BRAZO, LA FUNDACIÓN

Con 40 años de trayectoria en el servicio público y la gestión social, periodo en el que llegó a ser diputado federal y secretario de Gobierno, Gerardo Vargas Landeros encontró que la política sirve para ayudar a los demás, hacer acuerdos, solucionar problemas y realizar acciones perdurables para progresar, por lo que se siente orgulloso de ejercerla. Como ahora lo hace desde la Fundación Generando Valores y Liderazgo.

C: Usted proviene de una familia dedicada a los negocios, ¿en qué momento se involucró con la política?

GVL: A una edad muy temprana si tomamos en cuenta que fue hace 40 años cuando encontré en la política un espacio para servir y estar en contacto con la gente. Entonces me adherí a las Juventudes Revolucionarias del PRI, posteriormente siguieron muchas experiencias como ser diputado federal y secretario general de Gobierno.

Ahora mismo, sin desempeñar cargo público o de elección popular sigo haciendo política para ayudar a crecer a mi tierra Sinaloa.

C: Con larga trayectoria de servicio público y gestión social, ¿es un orgullo ser político en este momento?

GVL: Aun cuando ser político no es muy bien visto en la actualidad, por acciones de personas que la han utilizado para beneficio propio, soy un convencido de que la política es uno de los mejores canales para realizar acciones perdurables en favor del desarrollo.

Para mí la política sirve para ayudar, generar soluciones, lograr acuerdos y conseguir el progreso para todos.

C: ¿Cómo hace política en este momento en que no es funcionario público?

GVL: A través de la Fundación Generando Valores y Liderazgo, en la que mi familia y yo participamos, realizamos labor social como, por ejemplo, reparto de alimentos calientes, despensas y medicamentos entre la población más vulnerable, no sólo por la marginación, sino por todo lo que ha traído consigo la pandemia de COVID-19.

Y es que, ya lo dijo nuestro presidente, Andrés Manuel López Obrador: primero los pobres por el bien de todos.

Soy partidario de la Cuarta Transformación que ha emprendido el jefe del Ejecutivo federal porque creo que una sociedad logra ser tan fuerte como lleguen a ser sus sectores más marginados y vulnerables.

C: Y en el caso de Sinaloa ¿qué le gustaría hacer por su estado?

GVL: Arrancarlo de una vez por todas de la mediocridad y convertirlo en un ejemplo de crecimiento y progreso.