Sinaloa: ¿rumbo a su tercera alternancia?

Sinaloa: ¿rumbo a su tercera alternancia?

El estado de Sinaloa se prepara para renovar su gubernatura y el ambiente político comienza a calentarse ante un posible cambio de partido en el poder.

Faltan menos de ocho meses para la jornada en que los ciudadanos sinaloenses renovarán la inmensa mayoría de sus cargos de representación popular: serán siete diputaciones federales y 40 locales, 18 ayuntamientos y su gubernatura.

Desde ahora se prevé una competencia intensa, especialmente por la gubernatura, a tal grado que Sinaloa podría vivir su tercera alternacia en el ejecutivo estatal. La primera la vivió en 2011 con la administración del panista Mario López Valdez y la segunda en 2017 con el priista Quirino Ordaz Coppel, quien está a punto de terminar su gestión.

A pesar de los giros políticos el estado goza de estabilidad y viene registrando una expansión del PIB superior a la tasa nacional. Por ejemplo, el año pasado la economía del país se contrajo 0.1%, pero la sinaloense avanzó 1.1%, destacando el desempeño de su sector primario (actividades agropecuarias y pesca).

LEE TAMBIÉN: “SOY COMO UN CORREDOR DE FONDO, ME ESFUERZO Y NO ME RINDO”: GERARDO VARGAS

Sin embargo, pocos en Sinaloa se entusiasman con la cifra porque insisten en que no corresponde con las potencialidades de un estado de 58,200 kilómetros cuadrados, con amplias extensiones de tierra fértil para cultivos y ganado, además de una franja costera de 656 kilómetros.

Franco estancamiento

No faltan las voces que hablan de un estancamiento que administraciones de distinto signo ideológico no pudieron romper.

A esto se suma la incertidumbre por los efectos de la paralización económica que ha vivido el estado, como el resto del país, a causa de la pandemia de COVID-19, y que aún no se han cuantificado, pero ya se sienten comenzando por la pérdida de 57,882 empleos en el sector formal, de acuerdo con Coparmex.

Y cuenta tambén el riesgo latente de violencia derivado de las actividades del crimen organizado, siendo Sinaloa sede de uno de los carteles más poderosos.

Cierto que en los últimos meses el estado ha visto reducirse los índices delictivos y distintas organizaciones civiles han dejado de colocarla entre las más violentas del país. Sin embargo, el fortalecimiento de las estrategias de seguridad pública deberán figurar en las prioridades de la próxima administración estatal.

Contienda abierta

En el arranque de la contienda por la gubernatura todos los sondeos indican una amplia ventaja de Morena frente a otros institutos políticos. Así que la atención comienza a centrarse en la contienda interna del instituto político fundado por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Analistas políticos advierten que aún es prematuro hacer pronósticos sobre quien podría abanderar a Morena, por lo pronto citan a los senadores Rubén Rocha Moya e Imelda Castro y al alcalde de Culiacán, Jesús Estrada Ferreiro.

También conceden posibilidades al político y empresario Gerardo Vargas Landeros, quien a su experiencia como diputado federal y secretario de Gobierno en la administración de López Velarde, suma las labores de gestión social que viene realizando en su Fundación Generando Valores y Liderazgo.

Hasta el momento, la dirigencia estatal de Morena no ha comentado cuál será el proceso

para elegir a su candidato a gobernador, pero ha dejado entrever que lo decidirá a principios del próximo año.

Lo mismo se espera que hagan tanto el PRI, actualmente en el poder, como las otras fuerzas políticas locales. No se descartan alianzas.