Fantasmas en México y otros espantos: su origen

Fantasmas mexicanos

Fantasmas en México y otros espantos: su origen

Te has preguntado cuál es el origen de los fantasmas en México, así como de otros seres sobrenaturales. ¡Aquí la historia!

La respuesta a esta pregunta quizá esté en su origen remoto, mayoritariamente prehispánico, cuando el bien y el mal no eran entes separados e interactuaban con el ser humano a través de seres provenientes del inframundo, en una especie de universo paralelo,como dice el profesor e investigador de la Escuela Nacional de Antropología e Historia, Arturo Vizuet, directivo de Turismo Sidet.

Lo interesante está en que estos fantasmas mexicanos o seres sobrenaturales no eran considerados malvados, su función consistía en advertir sobre las consecuencias negativas que una acción podría tener. Actuaban en las noches. Los únicos que podían interactuar con ellos eran los tlatoanis mesoamericanos.

La Conquista los conservó para fines evangélicos y de control social a través del miedo. Así, adquirieron cualidades dicotómicas (bondad y maldad) provenientes del catolicismo, dicen expertos.

De ese modo, aquellas mujeres ritualistas especializadas en ceremonias dedicadas a la fertilidad, se asociaron a seres transmutados en entidades naturales para posteriormente convertirse en brujas al servicio del demonio.

DESCARGA AQUÍ LA EDICIÓN COMPLETA DE CONTENIDO

La Llorona, antes Cihuacóatl (diosa mitad serpiente, mitad humana que advirtió sobre la Conquista) se transformó en un alma en pena, concepto inexistente en la época prehispánica cuya cosmovisión entendía a la muerte como la continuación de la vida.

Los chaneques o aluxes, antes protectores del bosque y de la naturaleza pasaron a tratarse como seres malvados a quienes les gusta asustar y llevarse a los niños.

Para el psicólogo y parapsicólogo Antonio Zamudio, director de la Agencia Mexicana de Investigación Paranormal, la persistencia en creer en la existencia de estos entes o fantasmas nos ofrece beneficios:

A nivel existencial:

Otorgan la tranquilidad de saber que existe vida después de la muerte y que las acciones forjan nuestro paraíso o infierno.

A nivel social:

Nos vinculan con nuestras raíces, valor sustancial en un mundo globalizado.

A nivel económico:

Hablar de ellos resulta muy lucrativo para televisoras, youtubers y podcasts.

“El problema es que hoy cualquier persona sin ningún tipo de preparación habla y experimenta sin fundamento alguno”, apunta.

Si quieres saber más sobre el origen de estos seres y por qué nos siguen encantando no te pierdas el reportaje Duendes, fantasmas, brujas y otros espantos mexicanos. ¿Por qué nos encantan? en la edición de este mes, Descárgala aquí.

Por Mariana Chávez

Fotos: Elina Krima from Pexels. y Alexander Krivitskiy from Pexels

CONOCE MÁS, DA CLIC AQUÍ