De la cárcel al Congreso: El estrangulador de Tacuba

De la cárcel al Congreso: El estrangulador de Tacuba

Gregorio Cárdenas Hernández nació en Veracruz en 1915, siendo el menor de 10 hermanos, sobre su infancia, se dice que su madre lo reprimió hasta su adolescencia, incluso, muchos afirman que su relación era “enfermiza”.

Goyito, era inteligente, herramienta que utilizó para estudiar Química y formar parte del Sindicato de Trabajadores de Pemex, paraestatal para la que laboró en su vida profesional, sin embargo, se pudo comprobar que, debido a una encefalitis que padeció cuando era pequeño, tuvo “pérdida de tejido no reproducible”, según explica el padre de la criminología mexicano Alfonso Quiroz Cuarón, lo que “posiblemente detonó lo que ocurrió posteriormente en su vida”, declaró el experto que estudió al criminal en profundidad.

Una vez finalizada su formación académica, se independizó de su madre y eligió como sitio de residencia una casa en el Barrio de Tacuba, en la Ciudad de México, lugar que posteriormente sería el “espacio de reposo de sus víctimas”.

Cárdenas Hernández, con dificultad para relacionarse con las personas, en específico con el género femenino, cometió sus fechorías entre agosto y septiembre de 1942, el 15 de agosto mató a una joven prostituta de 16 años, donde por primera vez echaría mano del método que a la postre le daría su apodo: la estranguló con un cordón, al finalizar el acto la sepultó en su jardín.

DESCARGA AQUÍ LA EDICIÓN ÍNTEGRA DE CONTENIDO

Tan sólo unos días después repitió su modus operandi con dos prostitutas más, también menores de edad, ya en el mes de septiembre, Goyo Cárdenas cometió el error que lo llevó tras las rejas, estranguló con su cordón a Graciela Arias Ávalos, joven cuyo padre fue un prominente abogado penalista mexicano que tras la desaparición de su hija no se quedaría con las manos cruzadas.

Goyo, sabiendo que se avecinaban problemas, audazmente se internó por voluntad propia en un psiquiátrico de la Colonia Tacubaya, sin embargo, acorralado por los investigadores que previamente registraron su casa y hallaron tres de los cuatro cuerpos de El estrangulador, éste terminó por confesar y fue enviado al penal de Lecumberri.

TE PUEDE INTERESAR: ALFREDO BALLI TREVIÑO: EL VERDADERO HANNIBAL LECTER

DESTACADO: “¡Sólo Gracielita era niña bien, las otras 3 eran mujeres galantes, heteras, hacían su rodeo, no valían nada, sólo Gracielita era una niña bien!” Gregorio Cárdenas

Los cuerpos fueron identificados como: Graciela Arias Ávalos, Rosa Reyes Quiroz, Raquel Martínez León y María de los Ángeles González alias Berta. Ya en prisión Cárdenas se convirtió en abogado y en 1976, Tras haber pasado 34 años en el penal, fue que el presidente Luis Echeverría le otorgó un indulto y Goyo, después de haber sido un recluso modelo fue ovacionado de pie en el Congreso de la Unión por ser un claro ejemplo de readaptación social.

Gregorio Cárdenas convertido en celebridad, en su vida en libertad, se dedicó a la abogacía, a la escritura de libros, a conceder entrevistas, montar exposiciones artísticas; para fallecer “en tranquilidad” en 1999. Así se fue el preso modelo, el asesino de prostitutas “y de una niña bien”.

CONOCE MÁS, DA CLIC AQUÍ