Las insurgentes olvidadas

Las insurgentes olvidadas

Los expertos coinciden en que se necesita una revisión del movimiento insurgente para rescatar del olvido a las insurgentes olvidadas, mujeres determinantes en esta etapa.

Todos hemos oído hablar de las hazañas de doña Josefa Ortiz de Domínguez y recientemente de la llamada Madre de la Patria. Ve a esta enlace para que conozcas màs de Leona Vicario, algunos acaso saben de Gertrudis, Bocanegra, pero los nombres de otras insurgentes olvidadas todavía no se reconocen.

Parece un lugar común decir que la historia tuvo un sesgo machista, pero algunos expertos creen que al menos en la etapa de la Independencia mexicana también participaron destacadas mujeres.

 Afortunadamente ya se está revisando el asunto de las insurgentes olvidadas.

Una voz autorizada, la del escritor Eugenio Aguirre, autor de la biografía novelada Leona Vicario, la insurgente, publicada por editorial Planeta, celebra esta necesaria revisión pues dice en entrevista para Contenido:  “A los historiadores del siglo XIX y de principios del XX se les olvidaban las mujeres, era una historia machista, misógina y ya recientemente, digamos en la segunda mitad del siglo XX, surgieron muchas historiadoras valiosísimas que empezaron a escribir sobre las mujeres, figuras muy importantes en la gesta y construcción de este país”.

También el escritor de novelas históricas Pedro Fernández, autor de Había una vez mexicanas que hicieron historia, de editorial Alfaguara, apura para que se sigan descubriendo a otras mujeres de la Independencia. “Ya toca el turno de que hablemos de ellas.

No olvides que si quieres conocer más sobre personajes y datos curiosos, suscríbete a nuestra edición electrónica. Totalmente gratuita.

La conspiradora insurgente

Ilustraciión: Israel Cruz

Mariana Rodríguez del Toro de Lazarín nació en 1775 en la Ciudad de México. Destacó por su apoyo a los independentistas y encabezó un complot que pretendía secuestrar al mismísimo virrey.

 Organizaba tertulias literarias en el centro de la ciudad, junto a su esposo Manuel Lazarín.

En abril de 1811, cuando se supo de la captura de los cabecillas del movimiento de Independencia, animó a sus asiduos para que no cayeran en desánimo.

 “¿Ya no hay hombres en América aparte de los generales que han caído prisioneros?”, dijo antes de fraguar la Conspiración de 1811.

Ideó un plan que consistía en secuestrar al virrey Francisco Xavier Venegas y canjearlo por los independentistas presos.

Cuando se descubrió la conjura fue enviada a prisión donde jamás delató a los miembros del grupo.

Sobrevivió inicialmente porque se sus captores creyeron que estaba embarazada y le dieron buen trato.

Permaneció en prisión nueve años. Murió en la pobreza en 1821, año en el que se consumó la Independencia.

Conoce a otras insurgentes olvidadas que también destacaron en la lucha por la Independencia de México en este video que hicimos para ti.

Por Alberto Círigo