¿Qué hacer ante un terror nocturno?

¿Qué hacer ante un terror nocturno?

La mayoría de los padres han tenido que consolar alguna vez a sus hijos después de ese suceso.Es una experiencia de miedo, que nada logra consolarlo de un terror nocturno.

¿Cómo se producen los terrores nocturnos?

Liliana Amaro, la especialista en sueño fundadora de Zzleep My Baby, explica que el sueño pasa por una serie de fases. Cada una de ellas se asocia a una actividad cerebral, y la fase de movimientos oculares rápidos (MOR o REM en inglés) es cuando tienen lugar la mayoría de sueños.

Los terrores nocturnos ocurren durante el sueño no REM. A diferencia de las pesadillas suscitadas durante el sueño REM. Un terror nocturno es una súbita reacción de miedo que tiene lugar durante la transición de una fase de sueño a otra.

Los terrores nocturnos suelen ocurrir de dos a tres horas después de que el niño ha conciliado el sueño, cuando tiene lugar la transición desde la fase de sueño más profunda no REM a la más superficial de sueño REM, la etapa en que se producen los sueños. Esa transición sucede con suavidad.

Pero en ocasiones el niño se agita y se asusta. Se sienta en la cama y se pone a llorar y gritar. Al cabo de unos minutos, el niño se calma y se vuelve a dormir plácidamente.

¿Cuál es su causa?

El sistema nervioso central todavía está madurando. Aproximadamente el 80% de los niños que tienen terrores nocturnos tienen un pariente que también los experimentó o bien que sufrió de sonambulismo durante la infancia.

También los experimentan los niños muy cansados, enfermos, estresados. Los que toman un medicamento nuevo, y duermen en un lugar diferente.

Dormían en un entorno nuevo o lejos de su casa.

¿Qué hacer ante un terror nocturno?

  • Es mejor no intentar despertar al niño. Ese intento no suele funcionar y, en el caso de que así sea, lo más probable es que, al despertarse, el niño se sienta confundido, y le costará más volver a conciliar el sueño.
  • Reduzca el estrés a que está sometido su hijo.
  • Establece una rutina para antes de acostar a  tu hijo.
  • No permitas que tu hijo se duerma hasta tarde.

Por Alejandrina Aguirre Arvizu

Fotos: Pixabay