Entre el pez vela, la Nao y unas películas

Entre el pez vela, la Nao y unas películas

Hay pocos destinos al alcance de todos los bolsillos y entre ellos brilla Manzanillo. Enclavado en el océano Pacífico reúne sol, playa, gastronomía, historia y hasta puerto comercial.

Justo cuando todo mundo está ávido por salir de sus casas y sólo está esperando el banderazo de salida –es decir, el semáforo en verde–, la exploración de lugares ideales entra en acción. Y no importa mucho si tiene poco o mucho dinero para esa anhelada salida, le contamos de un lugar que reúne varias cosas interesantísimas.

No es exageración: pocos lugares de nuestro país tienen el privilegio que reúne un estado con más de 100 kilómetros de playas, excelente clima, hoteles y restaurantes de primer nivel, un gran puerto y excelente cocina: Colima.

Las Hadas, Manzanillo

Por si fuera poco, esta entidad en el Pacífico mexicano constituye la principal entrada marítima de contenedores de mercancías provenientes de Asia y Sudamérica. Y ahí Manzanillo alza la mano.

Su posición permitió que en el pasado sus costas recibieran a la famosa Nao de China que trajo distintas especias, granos, frutas y otros productos que se integraron a la cultura de la población costeña. Los españoles y filipinos desembarcaron en el puerto y con ellos tejieron sus platos con arroz con coco; mango y tamarindo transformados en agua, salsas y paletas, así como un incontable número de sabores asiáticos que se metieron entre las milpas y los fogones hasta volverse parte del presente.

Ruta gastronómica

Su puerto destaca por dos bahías, Manzanillo y Santiago, con playas paradisíacas cubiertas por arena negra del Volcán de Colima y undesarrollo turístico donde se han filmado decenas de películas –entre ellas la inolvidable escena de la actriz Bo Derek en 10, La mujer perfecta–, que invita a practicar deportes acuáticos como las mundialmente reconocidas competencias para capturar al icónico pez vela.

Bo Derek

Mire por aquí para calcular su ruta en carro, autobús o avión: http://www.visitcolima.mx/

Pero junto a las bellezas naturales realmente la joya de Manzanillo proviene de lo cultural: si los viajeros desean conocer sus sabores deben empezar por las famosas enramadas, de donde se extraen los productos marinos traídos por los pescadores, que proveen calidad y frescura a las cocinas litorales, además de otros tesoros culinarios como el coco y el limón, cuya calidad compite con lo mejor del mundo.

Para los amantes de los pescados y mariscos es el lugar ideal. No hay que olvidar que las aguas del Pacífico aportan más de 200 variedades, sazonadas con maestría lo mismo en las cocinas de los excelentes restaurantes de la zona hotelera que en los comedores y bares del centro.

En las palapas de las playas se pueden degustar ceviches de marlín y dorado, langostinos a la diabla y camarones zarandeados, cebiche de pez vela preparado con carne molida de esa especie o de sierra; mero sazonado con limón y especias y una gran gama de mariscos como ostiones, almejas y caracol.

Para acompañar estas delicias culinarias no olvide pedir una tuba, bebida refrescante que se obtiene de la palma de coco, un bate, que se prepara con chía y miel de piloncillo, un tejuino, compuesto de maíz prieto tostado y molido, el famoso “ponche” que se prepara con mezcal y frutas tropicales o alguna cerveza artesanal de Colima.

En este recorrido culinario no puede dejar de probar platillos legandarios como los chilaquiles estilo Colima, sopa de pan, pozole blanco con carne de cerdo, el tatemado, el chilayo, los frijoles puercos, el menudo y la cuachala (preparado de carne de cerdo, res y pollo).

No hemos terminado: debe probar deliciosos antojitos como los sopitos originarios del poblado de Villa de Álvarez (pequeños sopes con carne molida y salsa roja), o los frijoles con pañales, tostadas, enchiladas dulces y los exquisitos tamales de elote acompañados con atole blanco.

Para el postre debemos dejar un espacio para un alfajor de coco o piña, nieve de garrafa, cocadas, los clásicos merengues de La Marsella, pellizcos de tamarindo, empanadas dulces rellenas con coco, limón, naranja y nueces y los tradicionales “borrachitos” dulces de cajeta con licor mientras toma una rica taza de café de altura de las montañas del norte de Colima.

Así que antes de hacer planes para salir del encierro que trajo la pandemia, cheque esto www.manzanillo.gob.mx ¡tiene muchos motivos para hacer maletas!

Por Alejandrina Aguirre