Qué es la estructura organizacional y para qué sirve

Una empresa requiere una organización, saber en qué posición se encuentra cada trabajador para tener un orden en lo que se realiza y que de esta manera se puedan alcanzar unos objetivos conforme a lo que se busca en la planificación anual del proyecto que se tiene entre manos.

Si un negocio, ya sea pequeño o una gran multinacional no cuenta con una organización efectiva, terminará teniendo problemas y muy graves, porque será como un castillo de naipes el cual, si no se sigue una estructura correcta, terminará derrumbándose.

En esta guía te queremos hablar de lo que es la estructura organizacional y para qué sirve, una técnica que te será de gran ayuda en tus negocios.

El abc de la estructura organizacional

Se denomina estructura organizacional al sistema que se crea en una empresa con un enfoque jerárquico con el que se consigue que el personal quede perfectamente gestionado, como también todos los medios, herramientas y recursos que se utilizan para este fin. De esta manera, lo que conseguimos es que se pueda crear una estructura en cascada, es decir, desde arriba hacia abajo, siendo la zona inferior más amplia.

Hay especialistas que se refieren a las organizaciones como si se estuviese hablando de un árbol con sus ramas, siendo el tronco el equipo directivo, del cual se desprenden los diferentes equipos –entre los que se encuentra el de recursos humanos– para finalmente repartirse en diferentes grupos de trabajo, hasta llegar al trabajador de manera individual.

Se podría decir que, para muchas empresas, este sistema organizativo se considera como una especie de columna vertebral o esqueleto donde descansará todo el peso de la empresa, siendo sumamente importante tener el control de cada parte para que no esté desequilibrado.

¿Para qué sirve esta estructura?

“Si se consigue planificar correctamente una estructura organizacional se vuelven más tangibles todos los objetivos que nos hayamos propuesto en nuestro plan anual, consiguiendo de esta manera que todos los equipos tengan su posición dentro de la empresa, sean parte importante de la misma y cada uno tenga completamente asignado su trabajo”, nos dicen los especialistas y responsables del software de recursos humanos y sistema de gestión de personal, Bizneo HR Suite (si quieres más información sobre este software, accede a su web oficial desde este enlace: bizneo.com/es-mx/).

De esta manera no nos encontraremos con trabajadores que no saben exactamente dónde se deben de colocar, que no se sienten parte de un departamento aislado sino que todo se encuentra más coordinado, por lo que se trabaja de una manera mucho más eficaz.

Lo que se conoce como cadena de mando es esencial, ya que de esta manera los trabajadores pueden conocer quién está coordinando su trabajo, y a su vez, el coordinador sabrá quién es la persona a la que rendir cuentas en todo momento, por lo que se gana en seguridad al saber qué posición ocupa cada uno de los empleados, aspecto necesario cuando una persona se incorpora a la empresa y desea conocer el papel que debe de desempeñar.

En la actualidad, existen herramientas y software de gestión de personal que ayudan a organizar y coordinar el papel que cumple cada uno de los empleados, consiguiendo que se pueda comprender el lugar que se ocupa en la empresa y por lo tanto, saber en todo momento qué es lo que debe realizar.

Características básicas de la estructura organizacional

Cadena de mando

Para que exista este tipo de estructura, la organización debe de tener una cadena de mando, siendo claro quiénes son aquellos que se encuentran en la parte alta de la empresa y que, por lo tanto, dirigen al resto, visualizándose cada escalón hasta aquellos que se encuentran más abajo.

Según los especialistas en este tipo de estructuras empresariales, conviene que exista una cúpula directiva que delegará su poder a los directores de departamentos, siendo el siguiente grupo los trabajadores no directivos. Una vez que hemos llegado a este punto, habría que identificar a los especialistas técnicos para terminar con un personal o empleados que no cuentan dentro de la productividad de la empresa pero que son igual de importantes como son los subcontratados para realizar labores de limpieza o seguridad.

Nivel de centralización

En este punto cabe destacar que es importante saber si se encuentra la empresa centralizada o al contrario, ya que una vez que se toma este tipo de estructuras, la rapidez con la que se tomará las decisiones vendrá dado por este punto, sobre todo porque dará un carácter más democrático en algunos aspectos, pero en otros detalles requerirá unas indicaciones directas y sin tantas cuestiones o delimitaciones.

Margen de control

Cuando hablamos del margen de control nos referimos a cuando un departamento tendrá más o menos empleados. Esto va a venir también determinado por un punto del que hablaremos a continuación de que es el grado de especialización. Si un departamento cuenta con varios grados de especialización o varias tareas que puede hacer, por lo tanto el margen de control será superior, aunque en ocasiones tener demasiadas personas a cargo de un mismo equipo puede ser un problema y por lo tanto, conviene dividir, creando subequipos.

Grado de especialización

Como hemos indicado con anterioridad, el grado de especialización de cada departamento es un punto interesante que se debe abordar en la planificación de la estructura organizacional, puesto que en ocasiones nos podremos encontrar con grandes equipos o departamentos que pueden llevar una gran carga de trabajo pero que debido a ello su funcionamiento se ralentiza demasiado.

Por esto es mejor contar con una especialización más detallada, dividir departamentos para hacerlos más reducidos y que de esta manera se pueda organizar eficientemente, con lo que se gana en versatilidad y flexibilidad.

Artículos Relacionados