Paraguay se suma a los países que vuelven al confinamiento

El Gobierno de Paraguay reimpuso una cuarentena casi total en Ciudad del Este, la segunda urbe del país, en la triple frontera con Brasil y Argentina, debido al avance de los contagios de coronavirus, provocando la ira de la población local.

«Retrocederemos de la fase 3 a la fase 0.5», graficó el ministro de Salud, Julio Mazzoleni, en conferencia de prensa.

«Vamos a hacer este cierre por espacio de dos semanas al cabo del cual vamos a tener un comando mejor del aspecto epidemiológico», anunció.

Ubicada 330 km al este de la capital, Asunción, Ciudad del Este representa el 40% de los casos acumulados desde que se detectó el primer contagio de Covid-19 el 7 de marzo. «Un tercio de los fallecidos representa a esa zona», dijo el secretario de Estado.

«Tenemos un porcentaje de saturación muy alto a pesar de que el sistema de salud ha triplicado su capacidad de terapia intensiva», agregó Mazzoleni.

El presidente Mario Abdo justificó la decisión de reinstaurar la cuartentena al señalar que «en Ciudad del Este hay una propagación importante y hay que tomar medidas por el impacto que puede tener».

La decisión movilizó de inmediato a manifestantes autoconvocados que cerraron la ruta internacional 7 que une a Ciudad del Este con Asunción.

Con bombas de estruendo, bocinazos, banderas paraguayas y entonando canciones patrióticas, los manifestantes también coparon el centro de la ciudad, de poco más de 600,000 habitantes, y lindera con la brasileña Foz de Iguazú y la argentina Puerto Iguazú, mostraron imágenes de televisión.

Roberto González, gobernador de Alto Paraná -cuya capital es Ciudad del Este- exhortó al Gobierno central a revertir su decisión y permitir el trabajo de los comerciantes hasta las 17:00, «con sanciones reales para quienes no cumplen las medidas sanitarias».

Paraguay registraba hasta este miércoles 4,866 contagios con 46 muertos por coronavirus.

Brasil, en tanto, es el país más afectado de la región con más de 2.5 millones de casos y más de 90,100 fallecidos.

El cierre fronterizo con Brasil multiplicó el contrabando, produciéndose violentos enfrentamientos con traficantes con un saldo de un militar de la Marina muerto el pasado 15 de julio, así como detenciones masivas.

El tráfico de personas que se animan a cruzar el caudaloso río Paraná ya produjo media docena de muertos por ahogamiento, según cifras oficiales.

Artículos Relacionados