¿Para cuándo la recuperación económica de los países latinoamericanos?

¿Para cuándo la recuperación económica de los países latinoamericanos?

La recuperación económica en el subcontinente pasa por volver al nivel de crecimiento previo a la pandemia, lo que en países como México ocurrirá hasta 2024, apunta reporte de la Economist Intelligence Unit (EIU).

Es un hecho que los estragos por la expansión casi incontenible del COVID-19 en América Latina provocarán una severa contracción en 2020 pero queda por observar cómo y cuando se dará la recuperación económica que debe ir más allá de empezar a crecer de nuevo, sino cubrir lo que se perdió.

De acuerdo con un reciente informe de la Economist Intelligence Unit (EIU), unidad de negocios independiente dentro del grupo The Economist, el próximo año está perdido.

Será hacia fines de 2022 cuando ocho países -de 15 analizados- podrían recuperar su nivel de crecimiento previo a la pandemia. Se trata de:

Colombia, Costa Rica, Chile, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Uruguay.

Llama la atención que en este grupo de naciones se encuentran las dos con la más alta tasa de mortalidad por cada 100,000 habitantes vinculada al COVID-19. Se trata de Perú y Chile

El resto deberá esperar mínimo un año más para hablar de verdadera recuperación económica, con mejores perspectivas para Brasil (2023), en relación con Argentina (2024) y México (2025).

Factores de aliento

El reporte de la EIU al que Contenido tuvo acceso señala que «existen factores clave que determinarán la recuperación de los países latinoamericanos a mediano y largo plazo».

La lista incluye:

1.- Los fundamentos macroeconómicos.

2.- El endeudamiento de los sectores público y privado.

3.- La calidad del entorno interno para hacer negocios.

4- La exposición de los países a los choques externos.

De acuerdo con este análisis el panorama puede cambiar negativamente. «El riesgo de contratiempos es alto dado que el brote de COVID-19 no está bajo control en la mayor parte de la región».

Por países, explica, hay ciertos casos esperanzadores como el de Perú, cuya economía caerá bruscamente este 2020, pero volverá a sus niveles previos a la pandemia en 2022.

«Esta situación refleja sus sólidos fundamentos macroeconómicos y su amplio espacio fiscal», indica el documento.

Por el contrario, Brasil sufrirá una contracción menos fuerte este año, pero tendrá que esperar mínimo dos años para recuperar sus niveles precrisis.

En cuanto a los puntos débiles del subcontinente y, posibles causas de que el panorama se agrave, la UIE señala:

A. La extrema dependencia de las exportaciones de materias primas.

B. El peso de la economía informal en la generación del PIB.

C. El grado de fortaleza de las redes de seguridad social.

D. El margen de endeudamiento público.

Por Pedro C. Baca

Fotos PxHere