Médicos mexicanos trabajan en tratamiento para la COVID-19

Pacientes graves ya han logrado salvar la vida gracias a este tratamiento desarrollado por médicos mexicanos. Ahora se busca pacientes sobrevivientes de COVID-19 para que donen sangre, origen del tratamiento.

Dr. Luis Villela, Dra. Rosa Sosa y un médico evaluador.

Tras haber comprobado la efectiva recuperación de pacientes de SARS COV2 gracias al tratamiento temprano con plasma convaleciente y haber logrado la recuperación de 87.5% de un grupo de enfermos graves, médicos mexicanos encabezados por el Académico e Investigador de la UVM, Dr. Luis Villela, continúan trabajando en el desarrollo de este tratamiento.

La investigación titulada Protocolo de plasma convalenciente en pacientes con COVID19, es impulsado por la Universidad del Valle de México y realizado en colaboración con el Hospital General del Estado de Sonora “Dr. Ernesto Ramos Bours”.

La investigación está conformada por dos fases: La primera (que se llevó a cabo entre la primera quincena de mayo y la última semana de junio) tuvo el propósito, es establecer la dosis mínima terapéutica de transfusión de plasma convaleciente.

En la fase dos se determinará la efectividad del plasma en cada uno de los grupos a analizar (graves contra muy graves). Con ello se busca lograr mejores resultados en la recuperación de pacientes con COVID-19, además de disminuir el riesgo de reacciones adversas.

“Los pacientes que reciben este plasma se han beneficiado, vamos a hacer algunas modificaciones para la fase dos, en la cual daremos dosis mayores, que tenga mayor cantidad de anticuerpos, para los pacientes muy graves, para ver si podemos vencer la alta mortalidad que existe en este grupo”, expresó el Dr. Villela.

¿Cómo funciona el tratamiento?

El hematólogo explicó que cuando una persona se enferma de SARS COV2, tiene un periodo en el que se infectan las células del sistema respiratorio, primero las de nariz y boca, bajando hacia los bronquios; después de unos 10-14 días de presentar la infección, el sistema inmunológico del cuerpo reacciona e inicia dicho sistema la defensa produciendo anticuerpos IgM y posteriormente IgG siendo estos últimos los más efectivos para combatir al virus, es cuando se puede obtener plasma.

Cuando se transfunde el plasma convaleciente en el paciente grave o muy grave, las proteínas (anticuerpos) IgG, se unen a ciertas partes del virus y lo neutralizan, facilitando que el resto del sistema inmune del paciente lo destruya.

Durante la fase uno de la investigación se observó que el grupo de pacientes graves tuvo mayor recuperación con el uso de plasma convalenciente ya que de 16 pacientes, 11 se recuperaron y tres están aún en el hospital, pero estables y mejorando, es decir, el 87.5% de estos casos ha tenido una respuesta favorable. Mientras que del grupo de los pacientes muy graves (intubados), dos fallecieron.

El estudio permitió determinar que para los pacientes considerados como muy graves se debe incrementar la dosis de anticuerpos, por lo tanto, para la fase dos que se inicia en este mes de julio se incrementará la dosis exclusivamente para este grupo.

Ante los buenos resultados obtenidos, el Dr. Luis Villela hizo un llamado a pacientes recuperados por SARS COV2, en todo México para que acudan a los Centros de Transfusión Sanguínea para donar plasma y ayuden a la recuperación de más personas afectadas por este virus.

¿Cuáles son los requisitos para ser donador?

Tener entre 18 y 65 años de edad; tener la prueba positiva para SARS COV2 y tener un mínimo de 14 días de haberse recuperado, con una prueba negativa, es decir deben pasar un mínimo 30 días desde que iniciaron los síntomas para poder ir a donar.

Al llegar al Centro de Transfusión Sanguínea el paciente seleccionado debe responder un cuestionario, se realiza una valoración médica, posteriormente realizan pruebas serológicas para detectar la presencia de anticuerpos en la sangre.

El Dr. Villela indicó que los protocolos se apegan a la Norma Oficial Mexicana NOM-253-SSA1-2012, para la disposición de sangre humana y sus componentes con fines terapéuticos, con lo que garantizan al máximo plasma seguro, es decir, que las posibilidades de infección disminuyan considerablemente.

La investigación también cuenta con la participación de la Dra. Melani Otañez, la Dra. Rosa E. Sosa y el Dr. Víctor Manríquez del Hospital General, así como el Dr. Edgar Velásquez del Centro Estatal de la Transfusión Sanguínea.

Si quieres saber más sobre aprendizajes que la COVID-19 nos está dejando en el ámbito laboral, social, en la salud, en lo económico o ambiental, no te pierdas el reportaje especial de Contenido 3.0Lecciones COVID-19.

Descubre más en:

https://contenido.com.mx/2020/06/covid19lecciones/

Foto: Cortesía UVM y  Elliot Alderson en Pixabay 

Por: Mariana Chávez

Artículos Relacionados