El fármaco remdesivir en pacientes con COVID-19

Faltan más evidencias para demostrar la efectividad del medicamento. Aunque se han reportado beneficios en algunos enfermos con COVID-19, a quienes se les ha suministrado el remdesivir, los resultados no son concluyentes .

Aunque se han reportado beneficios en algunos enfermos con COVID-19, a quienes se les ha suministrado el remdesivir, los resultados no son concluyentes y tiene que ser probado en más personas para verificar su efectividad y su comercialización, afirmó el doctor en Farmacología, César Ricardo Cortés Álvarez, investigador del Centro Universitario de Ciencias Exactas e Ingenierías de la Universidad de Guadalajara.

Explicó que cuando un medicamento pasa a la comercialización es porque se comprobó su eficacia y seguridad en miles de pacientes; y aún en el caso de que pueda distribuirse en la población abierta hay ciertos riesgos, como el provocar reacciones que no fueron encontradas en la fase de investigación, ya que en ésta se abarca un universo de pacientes controlado. Es decir, se trata de personas con cierto peso, edad, alimentación, entre otros factores, y en la población abierta pueden encontrarse otras variantes de edad, consumos, genética, uso y abuso de alcohol, por ejemplo.

 “Vamos a suponer que las autoridades de salud autorizaran el uso del remdesivir por siete personas que respondieron positivamente al fármaco, pero, posteriormente, una vez que se comercializa hay cientos de casos con efectos graves. En ese supuesto, se le vendría un gran problema al gobierno. No es ético aprobar un medicamento del cual no se ha demostrado su seguridad y eficacia”, recalcó Cortés.

Recordó el caso de la talidomida, distribuido entre finales de los 50 y principios de los 60 del siglo pasado, empleado como sedante y calmante de náuseas durante los tres primeros meses del embarazo.

“Este fármaco salió al mercado sin ser sometido a muchas pruebas, y el resultado fue que cientos de niños nacieron sin brazos ni piernas. Hasta que un investigador asoció estas anomalías con el consumo de talidomida, y se canceló su uso en mujeres embarazadas”.

Aclaró que la Food and Drug Administration (FDA), de Estados Unidos, no aprueba todavía el fármaco, ya que todavía los ensayos clínicos son limitados en tamaño y resultados. Sin embargo, esta agencia sanitaria autorizó el uso urgente de remdesivir en pacientes graves. En México, se está utilizando pero sólo para fines de investigación, y bajo el protocolo de la OMS.

Por Alejandrina Aguirre Arvizu

Fotos: Pixabay

Artículos Relacionados