Reflexiones: ¿Cómo será nuestra vida postCOVID-19?

María Fernanda Centeno, grafóloga y autora de varios libros nos ofrece estas reflexiones ideales para el nuevo escenario que se avecina tras la pandemia.

«La gente nunca es tan fuerte como tras sus derrotas».

Alexandre Dumas

Escribí la palabra coronavirus en el buscador y arroja 2,870,000,000 resultados, después busqué la palabra amor y me encontré con 1,620,000,000 resultados supongo que es por que buscamos mas lo que nos aterra que lo que nos ilumina, supervivencia le dicen algunos.

Le damos mas fuerza al miedo que a la vida, a lo que no nos gusta que a lo que nos gusta, esto siempre tiene mayor impacto en nuestra cabeza que lo bueno.

Sin embargo, la realidad es que son tiempos de cambios, cambios que no elegimos pero que nos obligan a transformarnos, no para ser otros, sino para ser nosotros, para reencontrar lo que somos realmente. Darnos cuenta que somos 7,500 millones de personas en el mundo y que el cerebro humano tiene alrededor de 86,000 millones de neuronas.

Es decir, tú eres mucho mas grande por dentro que todo el mundo exterior que te rodea y para el que siempre has vivido, con ideas de lo que es la felicidad, el dinero, la imagen y hasta el éxito.

De alguna forma esta pandemia vino a decirnos que somos iguales, que nadie está inmune que nadie es mejor que nadie y que incluso en el más profundo de los agujeros se pueden encontrar salidas, soluciones y esa palabra de colores que se pronuncia esperanza.

Y es que hoy. De nada te sirve tener el mejor coche por que no lo puedes usar, ni el mejor reloj, la mejor ropa. Hoy nos damos cuenta que el verdadero poder está en los abrazos, en los besos, en las miradas, en el mapa de los gestos y de la voz.

Estás obligado a reinventarte, la vida había sido un ensayo hasta ahora y no se trata de salir siendo otros, se trata de encontrar la oportunidad de volver a construir nuevas cosas, encontrar un sentido diferente: ante situaciones extraordinarias, soluciones extraordinarias.

No se trata de salir siendo otros, ni de un discurso simplón de felicidad. La situación nos exige luchar por el derecho a ser uno, a ser únicos, aventarnos un clavado interno para explorar nuevas facetas, para potencializar a otros, ¿Para conocerte? ¿Quién eres realmente?

¿Para qué eres bueno? ¿a quién amas? ¿Qué es eso que siempre soñaste? ¿Cuál es tu verdadera esencia? ¿Qué te hace reír? ¿Qué te hace sentir vivo? Ser amado nos da seguridad pero amar a alguien o a algo nos da valor.

Olvídate de todo el ruido de lo que te han dicho, de lo que te han hecho creer, es el momento para asombrar al mundo con tu presencia, si no de adaptarse, de crear, de usar toda nuestra inteligencia y recursos emocionales para crear, para creer, para vivir.

Que ese corazón tuyo sigue latiendo, que esa mirada tuya está interpretando la realidad, que te puedes tomar el pulso y que estamos rodeados de milagros, piensa que puedes hacer, a dónde vas a ir. El destino aún no está escrito, es una hoja en blanco… y la escribes tú.

¡ATRÉVETE!

Las dificultades te pueden hacer o te pueden romper».

Margaret Mitchell

Artículos Relacionados