México avanza a la «nueva normalidad», luego de 10,000 muertes por COVID

México superó las 10,000 muertes por COVID-19 y acumula más de 93,000 contagios, anunció el gobierno este lunes, cuando el país inició la reapertura gradual de algunas actividades económicas hacia una nueva normalidad.

El director general de Epidemiología, José Luis Alomia, reportó en conferencia de prensa 237 nuevos fallecimientos, con lo que el total llegó a 10,167, además de 93,435 casos positivos de la enfermedad.

Hugo López-Gatell, subsecretario de Salud y responsable de la estrategia contra el nuevo coronavirus, dijo el pasado viernes a la AFP que ve probable que México alcance los 30,000 decesos por la pandemia, aunque no especificó en qué período.

El nuevo pico de defunciones se anunció justo cuando el país, de 120 millones de habitantes y el segundo con más muertos en Latinoamérica después de Brasil, comenzó su tránsito hacia una «nueva normalidad».

«Hoy inician actividades productivas que tienen que ver con la industria automotriz, con la minería y con la industria de la construcción», dijo en su habitual conferencia matutina el presidente Andrés Manuel López Obrador desde Isla Mujeres, un conocido balneario turístico cercano a Cancún, en el estado de Quintana Roo (sureste). 

«Tenemos que ir hacia la nueva normalidad porque esto lo necesita la economía nacional, el bienestar de nuestro pueblo, necesitamos ir poco a poco normalizando las actividades productivas, económicas, sociales y culturales», agregó en una rueda de prensa a puerta cerrada, en la que como es costumbre apareció sin tapabocas.

Solo se autorizó el ingreso de unos pocos periodistas, distanciados unos de otros. 

– Banderazo a Tren Maya: la nueva normalidad –

Como parte de esta nueva etapa, López Obrador dio inicio más tarde a las obras del Tren Maya, proyecto insignia de su gobierno que espera convertir en un motor de reactivación económica en medio de la emergencia.

«La pandemia (…) ha llevado a una crisis económica, al desempleo en esta región y en el país. Por eso es muy oportuno iniciar esta obra, aquí en Lázaro Cárdenas, en este primer tramo, alrededor de 260 kilómetros de Izamal a Cancún», dijo el mandatario en la ceremonia sin público.

Cuestionado por organizaciones sociales y ambientales, el ferrocarril turístico tendrá una extensión de 1.500 km y demandará una inversión inicial de 6.000 millones de pesos (unos 272 millones de dólares).

El mandatario izquierdista señaló también que se preparan protocolos para reactivar el sector turístico en Cancún a partir de la próxima semana. El turismo representa el 8,7% del PIB mexicano.

Con este viaje, para el que recorrió unos 1.600 km en automóvil durante el fin de semana desde Ciudad de México, el gobernante retomó las giras por el país -en las que es común verlo rodeado de simpatizantes y repartiendo besos y abrazos- que había suspendido por la pandemia.

Durante la semana, López Obrador, que descartó los actos masivos, recorrerá varias regiones del sur, entre ellas Tabasco, su estado natal, donde realizará eventos con pocas personas. 

– Silencio en el metro –

Sus giras se enmarcan en la llamada «nueva normalidad», tras el confinamiento que se inició el pasado 23 de marzo.

El plan del gobierno contempla a partir de este lunes la activación de un semáforo, que al indicar color rojo, como ocurre actualmente en varias zonas del país, solo permitirá operar actividades consideradas «esenciales». 

Gradualmente, hasta llegar al verde, se irán sumando otros sectores económicos, actividades en espacios públicos y finalmente las clases escolares, pero manteniendo distancia física y cuidado sanitario individual. 

En Ciudad de México, uno de los focos rojos, también se inició una reapertura gradual de actividades a través de un semáforo cuya máxima alerta se mantendrá en principio hasta el 15 de junio. 

Sin embargo, continuaría en ese nivel mientras las camas de los hospitales registren -como ocurre al día de hoy- un 65% o más de ocupación.  

Las autoridades de la capital también llamaron a la población a guardar silencio durante sus viajes en metro, que utilizan a diario 4.5 millones de personas en una red de 226 km. 

«La campaña ‘callados prevenimos el contagio’ está encaminada a disminuir la emisión de gotículas que se generan al hablar, y que podrían ser factor de contagio en espacio cerrado», dijo el gobierno en Twitter. 

Artículos Relacionados