Mary Anning: la mujer fósil

Mary Anning: la mujer fósil

La trágica historia de Mary Anning, una mujer que al final de sus días alcanzó el reconocimiento en un mundo de hombres.

A los 15 meses de edad fue tocada por un rayo, sus acompañantes murieron y sólo ella sobrevivió. Este hecho, según sus biógrafos, marcó su preclara inteligencia y una vida que se distinguió por superar casi todas las adversidades que se le presentaron.

Nació en mayo de 1799. Su vida fue una suma de eventos desafortunados: hija de un pobre ebanista y pescador que para sobrevivir se dedicó a la venta y recolección de fósiles.   

La pequeña Mary Anning se convirtió en una hábil ayudante y de manera autodidacta, desarrolló una gran perspicacia hacia la “caza” de fósiles.

Una tarde lluviosa, el padre cayó de un acantilado y murió. La familia quedó sumida no sólo en la tristeza sino en la pobreza. Mary junto a su hermano mantuvieron el negocio.

Cuando ella tenía 11 años, su hermano halló el cráneo, de un supuesto monstruo marino, hoy se sabe que era un ictiosaurio, ella se dedicó durante un año a buscar y desenterrar el esqueleto.

Su hermano tuvo que buscar otra profesión porque las ganancias eran exiguas, fue así como Mary quedó al frente del “emporio”, una mesita donde vendía los huesos, conchas y corprolitos, excremento fosilizado de dinosaurios.

A raíz de su primer descubrimiento tuvo cierta notoriedad la cual se vio reforzada por otro hallazgo más, este a los 22 años, el primer esqueleto de plesiosaurio.

Sin embargo, no fue aceptada por su condición de mujer y sus descubrimientos fueron menospreciados.

Al final la comunidad científica se rindió ante sus aportaciones y Mary Anning terminó por ser aceptada en la Asociación Británica para el Avance de la Ciencia y en la Sociedad Geológica de Londres. Tristemente murió de cáncer de mama a los 47 años de edad.

La mujer que revolucionó la paleontología, The fosil woman, la hija del ebanista es hoy una celebridad, muchas de sus piezas se exhiben en el Museo de Historia Natural de Londres, Google le dedicó un Doodle y la banda Artichoke le dedicó una canción.

Por A.C.