COVID-19 no para en Europa; UK y Rusia prolongan confinamiento

Rusia registró este jueves un nuevo récord de nuevos casos de covid-19, lo que llevó a Moscú, principal foco epidémico, a prolongar las medidas de confinamiento hasta el 31 de mayo.

En las últimas 24 horas se registraron 11,231 casos de covid-19 en el país, según datos anunciados el jueves, aunque la mortalidad parece baja, con 88 fallecimientos en 24 horas que elevan el balance a 1.625 muertos sobre 177,160 contagiados.

De esta manera, Rusia se convierte en el 4º país europeo y el 5º mundial con más casos, según un recuento de la AFP.

El aumento de los casos se explica, según las autoridades, por la multiplicación de los tests de diagnóstico efectuados  -4.8 millones- y no por la aceleración de los contagios.

El objetivo de esta política de diagnóstico es detectar los casos asintomáticos o leves que no siempre se contabilizan en otros países debido al limitado acceso a las pruebas de diagnóstico, para poner en cuarentena a los pacientes y frenar la propagación del virus.

Para el alcalde de Moscú, Serguéi Sobianin, que dirige la célula de crisis nacional así como la de la capital, el fuerte aumento del número de personas infectadas es una «muy buena cosa», pese a que en el número de casos diarios Rusia está solo por detrás de Estados Unidos.

El volumen de pruebas de diagnóstico explican también, según las autoridades, la baja mortalidad: con 1.625 fallecidos, el país está muy por debajo de otros europeos como Reino Unido, Italia o incluso Alemania.

– ¿Cifras manipuladas? –

Los expertos sospechan, no obstante, que las estadísticas rusas están manipuladas y que las muertes por covid-19 hayan sido atribuidas a otras causas.

Rusia atribuye la baja mortalidad además  a las medidas sanitarias adoptadas muy pronto, como el cierre de fronteras y el confinamiento de poblaciones consideradas de riesgo.

Moscú sigue siendo el principal foco con 92,676 casos y va a prolongar hasta el 31 de mayo las medidas de confinamiento vigentes desde el 28 de marzo.

Solo podrán trabajar a partir del 12 de mayo el sector de la construcción y la industria, que representa unos 500.000 trabajadores en Moscú.

A estos obreros se les suman los empleados de supermercados, farmacias y otras actividades esenciales que ya tienen autorización para trabajar.

El resto de la población tiene prohibido desde el 28 de marzo salir de casa excepto para hacer compras o ir al médico.

A partir del martes también será obligatorio llevar guantes y mascarilla en los transportes públicos y otros lugares públicos.

La mayoría de la población moscovita seguirá confinada ya que tanto las oficinas y los comercios como los restaurantes y los servicios personales seguirán cerrados.

– Sin precipitarse –

«Si esta primera etapa de disminución de las restricciones es un éxito, entonces la probabilidad de llegar rápidamente a una segunda etapa aumentará», escribió el alcalde de Moscú, en su web, pidiendo un respeto «estricto» de las medidas de confinamiento.

Poco antes, había subrayado el avance en el frente médico. Por primera vez desde finales de marzo, «hoy, el número de personas que reciben el alta en el hospital es mayor que el número de nuevos ingresos».

Otras regiones rusas, menos afectadas, debería poder ir levantando las restricciones la semana próxima, pero el desconfinamiento será lento.

El presidente Vladimir Putin reclamó el miércoles a cada gobierno regional un «plan de acción», aunque les instó a no «precipitarse».

El Reino Unido prolonga el confinamiento pero levantará algunas restricciones

Rusia registró este jueves un nuevo récord de nuevos casos de covid-19, lo que llevó a Moscú, principal foco epidémico, a prolongar las medidas de confinamiento hasta el 31 de mayo.

En las últimas 24 horas se registraron 11.231 casos de covid-19 en el país, según datos anunciados el jueves, aunque la mortalidad parece baja, con 88 fallecimientos en 24 horas que elevan el balance a 1.625 muertos sobre 177.160 contagiados.

De esta manera, Rusia se convierte en el 4º país europeo y el 5º mundial con más casos, según un recuento de la AFP.

El aumento de los casos se explica, según las autoridades, por la multiplicación de los tests de diagnóstico efectuados  -4,8 millones- y no por la aceleración de los contagios.

El objetivo de esta política de diagnóstico es detectar los casos asintomáticos o leves que no siempre se contabilizan en otros países debido al limitado acceso a las pruebas de diagnóstico, para poner en cuarentena a los pacientes y frenar la propagación del virus.

Para el alcalde de Moscú, Serguéi Sobianin, que dirige la célula de crisis nacional así como la de la capital, el fuerte aumento del número de personas infectadas es una «muy buena cosa», pese a que en el número de casos diarios Rusia está solo por detrás de Estados Unidos.

El volumen de pruebas de diagnóstico explican también, según las autoridades, la baja mortalidad: con 1.625 fallecidos, el país está muy por debajo de otros europeos como Reino Unido, Italia o incluso Alemania.

– ¿Cifras manipuladas? –

Los expertos sospechan, no obstante, que las estadísticas rusas están manipuladas y que las muertes por covid-19 hayan sido atribuidas a otras causas.

Rusia atribuye la baja mortalidad además  a las medidas sanitarias adoptadas muy pronto, como el cierre de fronteras y el confinamiento de poblaciones consideradas de riesgo.

Moscú sigue siendo el principal foco con 92.676 casos y va a prolongar hasta el 31 de mayo las medidas de confinamiento vigentes desde el 28 de marzo.

Solo podrán trabajar a partir del 12 de mayo el sector de la construcción y la industria, que representa unos 500.000 trabajadores en Moscú.

A estos obreros se les suman los empleados de supermercados, farmacias y otras actividades esenciales que ya tienen autorización para trabajar.

El resto de la población tiene prohibido desde el 28 de marzo salir de casa excepto para hacer compras o ir al médico.

A partir del martes también será obligatorio llevar guantes y mascarilla en los transportes públicos y otros lugares públicos.

La mayoría de la población moscovita seguirá confinada ya que tanto las oficinas y los comercios como los restaurantes y los servicios personales seguirán cerrados.

– Sin precipitarse –

«Si esta primera etapa de disminución de las restricciones es un éxito, entonces la probabilidad de llegar rápidamente a una segunda etapa aumentará», escribió el alcalde de Moscú, en su web, pidiendo un respeto «estricto» de las medidas de confinamiento.

Poco antes, había subrayado el avance en el frente médico. Por primera vez desde finales de marzo, «hoy, el número de personas que reciben el alta en el hospital es mayor que el número de nuevos ingresos».

Otras regiones rusas, menos afectadas, debería poder ir levantando las restricciones la semana próxima, pero el desconfinamiento será lento.

El presidente Vladimir Putin reclamó el miércoles a cada gobierno regional un «plan de acción», aunque les instó a no «precipitarse».

Artículos Relacionados