Consejos para llevar el duelo durante la pandemia

Expertos en tanatología, comparten las siguientes estrategias para afrontar el duelo.

La muerte de un ser querido es uno de los momentos en la vida donde más evidente se nos hace la necesidad de contacto humano para poder transitar por el proceso del duelo, sin embargo, en época de confinamiento se requieren medidas adicionales y no hay una forma única para cursar el proceso de pérdida ni un plazo determinado. Las muertes inesperadas o en circunstancias complicadas suelen originar mayores dificultades en la elaboración del duelo, tal como sucede en la época de confinamiento por pandemia.

En las circunstancias actuales, desde un escenario totalmente atípico, en donde no se puede dar un último beso, una última mirada, un último abrazo, los familiares y amigos tienen que prescindir de un funeral tradicional y cambiarlo por uno a distancia se vuelve necesario lo que genera modos distintos de iniciar el proceso de duelo. Bajo estas circunstancias es de esperarse que surja en algunas ocasiones la culpa, la ira y una profunda tristeza que impiden avanzar en el replanteamiento de la vida sin la persona querida; en estos casos, es posible que se llegue a desarrollar un duelo patológico; por lo tanto, es recomendable buscar el acompañamiento de un profesional.

Los expertos recomiendan para afrontar la pérdida de un ser querido:

1. Preparar una reunión virtual por video-llamada y organizar una despedida grupal entre familiares y amigos. Se sugiere acordar una hora para realizarlo contando anécdotas, escribiendo en redes sociales, encendiendo velas a la misma hora.

2. Crear un grupo en redes sociales o realizar una página memorial para esa persona y que, cada quien escriba lo que siente, suba fotografías y comparta sus sentimientos, anécdotas, enseñanzas y aprendizajes recibidos durante la vida del ser querido.

3.- Es importante incluir a los niños en estos rituales, explicándoles de forma clara la situación, valorando su edad y capacidades y respetando la forma en que puedan y quieran participar.

4.- Si un doliente no se siente con la fortaleza para compartir la pérdida de forma conjunta, lo puede hacer individualmente. Se sugiere llevar un diario y describir cómo se siente o qué le diría al ser querido que ha partido.

5.- Cuidar la alimentación, los tiempos de descanso, mantener horarios adecuados, si se requiere bajar el ritmo, hacerlo; darse oportunidad para recuperarse, no abandonarse, practicar ejercicio físico, buscar una ocupación que entretenga.

6..- Buscar actividades que relajen, no tomar decisiones en este momento.

7.- Darse tiempo para vivir el duelo y buscar ayuda en línea con tanatólogos.

Por Alejandrina Aguirre Arvizu

Fotos: Pixabay

Artículos Relacionados