Consecuencias de la inactividad física durante el confinamiento

Pixabay

Consecuencias de la inactividad física durante el confinamiento

Mucho se ha hablado de los beneficios de hacer ejercicio, entre ellos mejor salud, reducción de peso o reducción del estrés, pero poco se habla de los efectos de la inactividad física, un asunto relevante en estos tiempos de encierro por COVID, en los que nuestra casa se reduce a los metros cuadrados del lugar que habitamos.

Rolando Flores, especialista en Medicina de la Actividad Física y el Manejo del Sobrepeso y la Obesidad,relató a contenido.com.mx sobre la afectación de la inactividad física a la salud en las personas con obesidad,

¿Cuáles son las consecuencias de la inactividad en personas con problemas metabólicos?

Aunque la persona pase casi todo el día sentada, se piensa que con la cantidad correcta de ejercicio al día será suficiente para obtener efectos benéficos en su metabolismo, lo cual es falso.

“Si paso mucho tiempo sentado, como en estos días, si no camino, no subo o bajo escaleras, no me traslado, esta condición de sedentarismo me puede llevar al deterioro metabólico,” explicó el experto en actividad física.

De acuerdo con estudios científicos, si una persona que estaba acostumbrada a caminar de 6,000 a 10,000 pasos al día, considerando que las guías marcan alrededor de 10,000 pasos para conservar la salud, de repente tiene que reducir estos pasos a menos de 1,500, a los 14 días pudiera presentar un incremento de grasa visceral de 7% y se trastorna la parte metabólica relacionada con los lípidos y el azúcar en sangre, con una pérdida de más de 1 kg de masa muscular.

El especialista advirtió que el sedentarismo en la tercera edad conduce a dificultad para subir y bajar escaleras, inclusive al grado de necesitar de otra persona para moverse, vestirse o trasladarse.

“El riesgo de una persona con obesidad para presentar discapacidad, es más elevado comparado con alguien que no tiene obesidad”, señala Flores.

El maestro en Ciencias de la Salud indicó que “la masa muscular es un importante indicador de la salud”. Una de las razones por las que la persona con obesidad presenta riesgo más alto de mortalidad por neumonía, es la cantidad baja de músculo, que es predictiva de quién va a estar hospitalizado por más tiempo, con infecciones, e inclusive cómo será su tratamiento.

“A menudo, los pacientes con obesidad se resisten a la tarea de incrementar músculo, recomendada por su médico, porque piensan que está relacionada con un aspecto meramente estético y no con un mejor estado de salud”, señaló el experto en manejo de sobrepeso y obesidad.

El especialista concluyó que las consecuencias de la inactividad son muy parecidas a las de la enfermedad crónica, ya que la persona gana grasa visceral no sólo en el abdomen sino en otros órganos y tejidos, lo que lleva a un estado de inflamación y estrés oxidativo crónicos, a la resistencia a la insulina de diversos tejidos y también a una menor cantidad de masa magra.

 “Estas alteraciones que deterioran la salud se pueden presentar en espacios cortos de inactividad o de reducción de la actividad física, y ya llevamos varios días de contingencia”.

Por Alejandrina Aguirre Arvizu

Fotos Pixabay