Reactivación rápida de la economía y tratamiento para el COVID-19: la nueva esperanza de los mercados

Los anuncios de una reactivación y recuperación parcial de la economía en varias regiones del mundo y la esperanza de un tratamiento contra la pandemia de coronavirus estimularon a los mercados el viernes.

El optimismo fue tal, tanto en Asia como en Europa, que los inversores parecían ocultar la vertiginosa caída de la economía china en esta última sesión de la semana. La Bolsa de Tokio terminó en alza de un 3.15% y las bolsas chinas evolucionaban en verde.

Hacia las 10H15 GMT las bolsas europeas avanzaban de manera clara: París ganaba 3.88%, Fráncfort 3.70%, Londres 3.26%, Milán 2.55% y Madrid 2.80%.

En Wall Street, los contratos de futuros anunciaban un alza de más del 2% en los tres principales índices estadounidenses antes de la apertura.

En un momento en que un cierto número de países presentan una reapertura progresiva de sus economías para mayo, «los mercados quieren reconectar con la esperanza de una salida de la crisis rápida», estima Tangi Le Liboux, estratega del corredor Aurel BGC.

Además «los mercados europeos reaccionan a la perspectiva prometedora de un tratamiento contra el coronavirus», del laboratorio Gilead, que «permitiría a las economías reabrir más rápido», escribe Jasper Lawler, analista en London Capital Group.

El antiviral Remdesivir del laboratorio estadounidense mostró resultados esperanzadores después de haber sido administrado a unas decenas de enfermos graves en el mundo, según un artículo publicado en el New England Journal of Medicine, sin que por el momento se trate de un ensayo clínico a gran escala.

«Aún hay que asegurarse de la eficacia real del antiviral y de la capacidad de Gilead para producir en cantidad rápidamente», advierte Le Liboux, que observa que «es una vacuna y/o la inmunidad colectiva lo que permitirá al planeta de acabar con el coronavirus».

La pandemia de COVID-19 ha dejado más de 140,000 muertos en el mundo y continúa ensañándose con la economía mundial y contaminando sin límites, incluido en Estados Unidos, donde el número de muertos supera los 33,000.

Apresurado por relanzar cuanto antes la primera economía mundial, el presidente estadounidense, Donald Trump, previno de una reapertura del país «prudentemente, paso a paso», en base a los datos sanitarios, pero sin dar una fecha precisa. 

Artículos Relacionados