Las nuevas formas del amor

Las nuevas formas del amor

Las relaciones amorosas han ido modificándose a través del tiempo y en la era digital de hoy se abren a posibilidades antes impensables.

pxhere.com/13/feb/2020

El amor, hoy lo sabemos, no es una construcción única e inmutable; se ha transformado a lo largo de la historia, por lo que la noción que poseemos es el resultado de una evolución que ha venido gestándose a través de los siglos.

Las cosas cambian, y a veces rápida y dramáticamente. Por ejemplo, un estudio realizado por la empresa líder en la industria casamentera virtual Match.com en cinco países de Latinoamérica (Argentina, Chile, Colombia, México, Perú), concluyó que cada vez son más las personas que reconocen haber hecho uso de las nuevas tecnologías para encontrar el amor, entre ellas las redes sociales (72%) y las plataformas de puntos de encuentro para solteros (75%).

Amor 2.0

El llamado amor 2.0 se refiere a las relaciones que surgen entre dos personas a partir de páginas web, salas de chat, puntos de encuentro virtuales y redes sociales. A través de estos espacios, los usuarios entran en contacto de forma virtual con personas afines a sus gustos y preferencias, sin importar las barreras geográficas, los usos horarios o el idioma.

Este tipo de relaciones comenzó a mediados de la década de los noventa, como una alternativa para conectar a quienes, básicamente por la distancia física, estaban imposibilitados de tener encuentros cara a cara. Con el paso del tiempo, el modelo evolucionó hasta convertirse en una industria que tan sólo en Estados Unidos generó 1,300 millones de dólares en 2013.

En la actualidad, de acuerdo con el estudio realizado por Match.com a finales de 2014, en Estados Unidos uno de cada cinco adultos que está casado o en una relación comprometida, conoció a su pareja vía online; en América Latina esta situación también ha comenzado a volverse tendencia, pues 72% de los hombres y 75% de la mujeres registrados en el sitio admitieron que además de esta plataforma, se sirven de otras redes sociales para encontrar pareja, siendo las más populares Facebook (52%), Tinder (8%), Twitter (3%), Instagram (2%), entre otros (35%).

Por otro lado, esta nueva forma de enamorarse trajo consigo nuevos problemas de pareja, siendo el principal la infidelidad y la desconfianza. Lo que para Valeria Schapira, experta en vínculos para América Latina de la empresa, no es una situación nueva, puesto que este fenómeno sólo se da cuando los usuarios hacen uso indebido de Internet y terminan obsesionándose por la conducta que sus parejas llevan en las redes sociales. Algunos datos al respecto:

  • El 48% de las personas registradas en Match.com, Latinoamérica (65% hombres, 35% hombre) creen que redes sociales como Whatsapp, Facebook, Twitter e Instagram pueden arruinar una relación.

  • Seis de cada 10 mexicanos mayores de 20 años, reconoció haber enviado alguna vez mensajes, fotos o videos de contenido amoroso o sexual a su pareja, informó el Instituto Mexicano de Sexología.

Amor Libre

El amor libre es aquel que se da entre parejas jóvenes (a partir de los 29 años, de acuerdo con un estudio realizado por el Instituto Mexicano de Sexología en 2014), que deciden mantener una relación estable, sin llegar al matrimonio ni compartir casa o dormir juntos.

En este tipo de relaciones la dinámica de convivencia es casi la misma que la de las parejas tradicionales; comparten estilo de vida, salen al cine, a comer, van de compras, asisten a eventos sociales y familiares, comparten intimidad sexual, etcétera, se asumen en un compromiso pero no comparten la cotidianeidad. La principal característica es la tendencia hacia la libertad e individualidad.

Esta alternativa ha cobrado mayor relevancia durante la última década, y funciona como una opción para quienes no se sienten preparados o simplemente no desean el compromiso social o legal del matrimonio o los hijos.

pxhere.com

Amor en los 40

El amor después de los 40 años es una tendencia que se da en dos vertientes; por un lado sucede cuando dos individuos, tras haberse divorciado, desean darse una segunda oportunidad en el amor, viviendo relaciones sin tanto compromiso ni formalidades como la crianza de los hijos, puesto que en ambos casos, tanto hombres como mujeres ya los han experimentado previamente.

La segunda sucede cuando la pareja decide iniciar una familia llegada la cuarta década de vida. Este tipo de individuos ya han concretado sus sueños y anhelos profesionales en lo personal, y en este punto desean culminar sus planes con la llegada de los hijos y el establecimiento del hogar por primera vez. Este tipo de relación se da en un ambiente de estabilidad económica, emocional y sexual.

Poliamor

El poliamor se basa en compartir la relación amorosa entre muchos. Para los especialistas, este tipo de uniones privilegia experimentar el amor emocional y físicamente con plenitud, y consiste en la aceptación del sentimiento entre tres o más personas, sin importar su identidad sexual.

Puede darse entre mujeres, hombres o transexuales. La única condición es la comprensión y aceptación de la relación por parte de todos. Si bien la sexualidad está presente, pasa a un segundo plano, pues lo importante es el reconocimiento como miembro importante dentro de la unidad.

Para Paulina Millán, del Instituto Mexicano de Sexología, esta readaptación de los argumentos sobre lo que deben ser o no las manifestaciones del amor, corresponde a una necesidad predominante de la sociedad del siglo XXI, por encontrar alternativas viables ante la búsqueda del compañero ideal para compartir existencia y relación, pues si bien las convenciones sociales nos enseñan que la felicidad se alcanza en pareja, el ser humano es capaz de aprender, vivir y reinterpretar a partir de los errores que comete, y estos incluyen a las diversas formas de sentir y experimentar el amor.

Por Celeste Colin (publicado originalmente en febrero de 2015)