¿Cómo afecta la cuesta de enero a los niños?

¿Cómo afecta la cuesta de enero a los niños?

Por excesos en gastos, contagio o pérdidas durante el año que pasó, la cuesta de enero afecta tanto a adultos como a niños.

Tras las celebraciones y vacaciones decembrinas suele venir la llamada cuesta de enero, es decir una especie de “cruda emocional” tanto por los gastos y excesos vividos, como por las responsabilidades económicas que hay que afrontar.

«Esta pega más a personas que enfrentaron pérdidas de toda índole durante el año y que en las fiestas decembrinas incurrieron en todo tipo de excesos”, afirma la maestra Susana Salazar Gómora, coordinadora del Centro de Especialización de Estudios Psicológicos en la Infancia (CEEPI).

De acuerdo a las estimaciones del CEEPI, cuatro de cada 10 pacientes adultos que visitan la clínica experimentan cierto grado de depresión debido al efecto denominado cuesta de enero.

El problema es que también la población infantil se ve afectada en una escala similar: tres de cada 10. “En el caso de los niños la cuesta es producto del contagio del pesimismo de los adultos”, agrega la especialista.

Asegura que lo común es que el fenómeno pase tan pronto se retoman las actividades cotidianas, los niños entran a la escuela y la economía familiar se pueda estabilizar un poco.

No obstante, si estos síntomas prevalecen por más de un mes lo recomendable es acudir con un especialista. “Hay que subrayar que la depresión en niños debe tomarse muy en serio», comentó Salazar.

Síntomas de la cuesta en enero en niños

  • Baja de rendimiento escolar
  • Hostilidad
  • Retraimiento

Síntomas de la cuesta de enero de adultos

  • Sensación de vacío
  • Desesperanza
  • Tristeza

Y si quieres que este 2020 sea exitoso no te pierdas nuestro reportaje: Guía para un exitoso 2020