El principio del fin para el «Chicharito» Hernández

El principio del fin para el «Chicharito» Hernández

Parece que fue ayer cuando Javier Hernández irrumpió de manera fulgurante en el mundo del futbol.

De la noche a la mañana pasó de ser un jugador de medio pelo en la segunda división a un goleador imparable en el Club Deportivo Guadalajara. En otro pestañeo se convirtió en referente de la Selección Mexicana, y un milisegundo después estaba siendo fichado por el Manchester United que comandaba Sir Alex Ferguson. Así de rápido sucedió.

Después de ese meteórico ascenso al Olimpo del futbol, el atacante tapatío logró consolidar una envidiable carrera en Europa, una que incluye estancias en el Real Madrid, Bayer Leverkusen, West Ham United, y ahora el Sevilla. Pero como inevitablemente sucede, todo lo bueno tiene que acabar. Las primeras señales del declive de “Chicharito” como atleta de élite se pudieron apreciar en el verano previo a la presente temporada. En redes sociales exhibió un comportamiento errático a través de su nuevo canal de YouTube que nos hizo recordar a la etapa espiritual de los Beatles.

Cuando fichó con el Sevilla por un jugoso contrato de tres años, parecía que a la directiva de “Los Palanganas” no le importaba contratar a un jugador más enfocado en ejercer una paternidad al estilo New Age sobre si primogénito hijo, pero seis meses después la paciencia parece haber terminado para el mexicano. Esto coincide con un entendimiento del propio Javier acerca de su realidad deportiva, durante años se negó rotundamente a regresar a jugar futbol a nivel de clubes en el continente americano, pero ese discurso parece haber cambiado ahora que come banca en el Sevilla y no ve con malos ojos una potencial mudanza a Los Ángeles con el Galaxy.

No es que el Sevilla no tenga su prestigio, todo lo contrario, es de los equipos más relevantes del torneo español año tras año. Así queda de manifiesto en las casas de apuestas como Betway Sports, en donde a 15 de enero tienen un momio de +6600 a que se llevan el título de la liga española. El número parece elevado, pero son el cuarto mejor club situado en los pronósticos, lo cual más bien es reflejo del dominio del Barcelona y el Real Madrid como indica la clasificación de LaLiga.

Venía mal desde Londres, el declive era notorio

Cuando “Chicharito” llegó a Londres para jugar en el West Ham United era indiscutible en la Selección Mexicana de futbol, pero el hecho es que al tapatío le costó mucho justificar su elevado sueldo y la pasó mal en lo deportivo. Cuando regresó a la Premier League, la intención de Javier era la de mostrar que todavía estaba en un nivel de élite, pero cuando llegó a ocho goles en 33 partidos (solamente 19 de titular) fue cuando quedó en evidencia que las grandes actuaciones en el Bayer Leverkusen habían quedado en el pasado.

En ese momento la prensa deportiva inglesa supo que el nieto de Tomás Balcázar ya no era un delantero top, fue bueno mientras duró. Pero la imagen positiva que dejó Javier en Inglaterra le compró algo de crédito, se buscó justificar su baja de juego por varias circunstancias ajenas a el jugador, como por ejemplo la contratación de David Moyes como director técnico, lo cual impactó los minutos en cancha del internacional mexicano. Recordemos que Moyes nunca fue fan de Hernández cuando coincidieron en el Manchester United.

Lo que sigue para el hijo del “Chícharo”

Parece ser que la pérdida de cualidades futbolísticas le llegó temprano en su carrera a Javier Hernández, pero eso no quiere decir que haya dejado de ser un jugador relevante. A pesar del bajo nivel que ha mostrado en las últimas temporadas, Hernández sigue siendo un buen producto de marketing, por eso tiene sentido que regrese a América para firmar un contrato millonario. La Mejor League Soccer está pagando enormes sueldos a jugadores top y Javier pudiera ser el siguiente, el heredero de Zlatan en el LA Galaxy.

Un potencial impedimento para la transferencia de Javier Hernández al futbol estadounidense es el estilo de negociar por el cual es conocido el Sevilla, equipo que nunca vende baratos a sus elementos estelares. En este caso estamos hablando de un precio de entre nueve y diez millones de dólares, que es lo que pagó el Sevilla al West Ham United. Y, por el contrario, la MLS suele contratar solamente jugadores libres para evitar costosos pagos a los clubes.

La carrera de Javier “Chicharito” Hernández ha sido mejor de lo que jamás nos imaginamos, ahora que parece estar llegando a su final no nos queda más que disfrutar del sacrificio y el olfato goleador que siempre caracterizó al mundialista mexicano.