Caminata por la paz exige a gobierno de México cambiar estrategia anticrimen

La caminata por la paz que encabezan el activista mormón Julián LeBarón y el poeta Javier Sicilia llegó este domingo al Palacio Nacional de México para exigir al gobierno que modifique su estrategia contra el crimen ante la violencia que sacude al país.

Una comisión de la caminata entregó al gabinete de seguridad un sobre cerrado dirigido al presidente Andrés Manuel López Obrador con una serie de planteamientos para avanzar hacia una política de seguridad «tansicional de Estado», en momentos en que México, nuevamente, rompió las cifra de asesinatos en 2019 con 34,582, según cifras oficiales.

Al frente de la movilización marchó Julián LeBarón, familiar de nueve mormones mexicano-estadounidenses asesinados en noviembre en el estado de Sonora (noroeste), en una de las peores masacres de los últimos años, y el poeta activista Javier Sicilia, cuyo hijo fue asesinado en 2011.

A la vanguardia de la columna, de unos 1,500 manifestantes, se leía en una enorme manta «Verdad, justicia y paz», lema de la caminata que arrancó el pasado jueves en la ciudad de Cuernavaca y que recorrió unos 60 km, la mayoría a pie, hasta la capital.

Una comisión de la caminata intentó entrevistarse con López Obrador, pero el gobierno anunció que serían recibidos por miembros de su gabinete de seguridad.

«No tenemos nada que hablar con el gabinete de seguridad, ese es el problema», dijo Sicilia durante un breve mitin.

Al llegar al Zócalo, la caminata se encontró con una movilización de simpatizantes del presidente que se acercaron al grito de «¡es un honor estar con Obrador».

En un momento se registró un tumulto entre simpatizantes del mandatario y cámaras de los medios que siguieron la marcha.

«Este es un llamado a la reconciliación y así nace la esperanza (…) llevamos casi 15 años en guerra y no hemos aprendido a reconciliarnos, ¿qué nos pasa?», cuestionó Adrián LeBarón, padre de una de las víctimas de la masacre de noviembre pasado.

México ha registrado cerca de 275,000 asesinatos desde que en diciembre de 2006 el gobierno lanzó un polémico operativo militar antidrogas, según cifras oficiales que no detallan sin embargo cuántos casos estarían ligados a la criminalidad.

Desde la oposición, López Obrador denunció esta estrategia antidrogas y una de sus principales promesas de campaña fue regresar a los miitares a sus cuarteles.

Ya como presidente, creó la guardia nacional, un cuerpo militarizado encargado de la seguridad, lo que para defensores de derechos humanos y críticos del presidente es replicar la estrategia militar en medio de la cual se dispararon las cifras de asesinatos en México.

Artículos Relacionados