Cajititlán: pueblito jalisciense que agradece a los Reyes Magos

En este lugar, a 30 kilómetros de Guadalajara, cada año y desde hace casi cuatro siglos los pobladores agradecen a los Reyes Magos por los regalos y beneficios que les traen.

Ulises Ruiz / AFP

Entre música, danzas, ofrendas florales y un recorrido por una laguna, los pobladores de la comunidad mexicana de Cajititlán, Jalisco, celebran a los Reyes Magos en un ceremonia que conjuga la tradición católica con rituales prehispánicos.

Si bien la tradición señala que Reyes Magos se festejan el 6 de enero, en Cajititlán esta ceremonia se realiza en días posteriores para agradecer los bienes recibidos de manos de estos bíblicos personajes.

Así, miles de personas, entre pobladores y visitantes, se reunieron dentro y en los alrededores de la capilla de la comunidad, de 4,900 habitantes, para participar en una ceremonia que cumple 386 años.

De acuerdo con las autoridades, este año más de 40,000 personas presenciaron este ritual en Cajititlán, localidad ubicada a unos 30 km de Guadalajara, la segunda ciudad mexicana más importante del país.

Origen prehispánico

Cada año diversos visitantes nacionales y extranjeros acuden a este pintoresco pueblo para observar cómo las esculturas de los Reyes Magos pasean por el pueblo y por la laguna para derramar sus bendiciones en la zona.

La historia señala que en el lugar en el que hoy se sitúa el templo católico local existía un adoratorio dedicado a Machis, una deidad prehispánica, a la que los antiguos pobladores relacionaban con las lagunas de la región.

Se dice que para tener contenta a Machis y que protegiera sus actividades productivas, en la primera semana del año los nativos hacían un ritual en el que adornaban sus canoas y se internaban en las tranquilas aguas de la laguna de Cajititlán.

Los pobladores arrojaban ofrendas para que llegaran al fondo de la laguna, donde creían habitaba Machis, y conseguir a cambio un buen temporal y una abundante pesca.

Los atractivos de Cajititlán

Con la llegada de los franciscanos, se cambió el ritual de Machis por la tradición de pasear a los Santos Reyes en canoas mientras en la orilla se realizan danzas al ritmo de una banda y el tronar de fuegos artificiales.

Niños, jóvenes, adultos y sobre todo personas de la tercera edad, aseguran que los reyes han bendecido su hogar, ya sea con salud, trabajo o armonía.

La celebración más reciente tuvo tintes ecológicos: la prohibición del uso de productos de unicel en su totalidad y se establecieron mayores espacios para la comodidad de los peatones.

Uno de los grandes atractivos turísticos del lugar es la Basílica de los Reyes que alberga a las tres esculturas de los Reyes Magos, la cual data del siglo XVIII.

Cuando visite el lugar no olvide probar las gorditas de comal y los fines de semana degustar chicharrones, carnitas o las codornices asadas.

 

Fotos: AFP

Artículos Relacionados