¿Sabes dónde y cómo nació el primer jabón?

pxhere.com/4/dic/2019

¿Sabes dónde y cómo nació el primer jabón?

Hace unos 3,000 años el descubrimiento del jabón llegó para poner fin a las enfermedades, la suciedad y establecer la higiene personal.

pxhere.com/4/dic/2019

pxhere.com

El tema de la limpieza humana podría parecer sencillo pero no lo es: las nociones sobre esta y la importancia de bañarse parecen confusas y cambian de acuerdo a cada sociedad.

Pero el del origen del primer jabón no es nuevo, data de hace unos 3,000 años. Los babilonios descubrieron que si hervían el aceite con álcali como la potasa, el resultado era una sustancia suave y grasosa que quitaba la mugre y la suciedad.

En Mesopotamia se encontraron una tablillas sumerias donde se mencionaba una mezcla de aceites, resinas, sal y cenizas las cuales utilizaban para limpiar el cuerpo.

Es decir, las cuestiones de higiene ya preocupaban a los pobladores del mundo antiguo.

Los egipcios se lavaban con carbonato de sodio, que aún utilizan algunos detergentes, mientras los chinos se restregaban hasta quedar limpios con unas pastillas grasosas que extraían del árbol Sapindus Mukorossi.

Universalmente llamado Árbol del Jabón que procede de las montañas del Himalaya y contiene saponina, una sustancia parecida al jabón actual.

Las pastillas de jabón

Entre los romanos lavarse era un trabajo para dos personas. Uno restregaba su cuerpo con aceite de oliva y luego un esclavo rascaba el aceite y la mugre con una herramienta de mano conocida como estrígil o barra de metal semejante a una hoz.

Gracias a la conquista de la Europa Occidental, los romanos tuvieron acceso a un producto de Alemania conocido como sapo, unas bolas de grasa de cabra mezcladas con ceniza del árbol haya.

Los alemanes se lavaban con eso pero los romanos lo usaban para teñir su cabello de un tono rubio-rojizo.

Fueron los árabes quienes introdujeron por primera vez las barras o pastillas de jabón parecidas a los que compramos hoy, alrededor del siglo IX.

Los jabones con esencia aparecieron por primera vez durante la Edad Media, aunque cabe reconocer que no era muy usado (la falta de higiene provocó graves epidemias).

Para el año de 1300 los ingleses vendían jabones suaves que estaban fuertemente perfumados y empaquetados en cuencos de madera. Fue hasta el siglo XIX que William Sheppard recibió la patente del jabón líquido.

El jabón es efímero, una de sus mejores descripciones la dio el poeta cubano Antonio Orlando Rodríguez: «Su historia es una de tantas:/llega robusto y fragante,/se transforma en una astilla/ y lo echan al instante.

Por X.A.C.