Te puede interesar

¿Sabes cuál fue la primera canción convertida a MP3?

El futuro de Enrique y Meghan luego del “Meghxit”

Mexicana Gaby López gana su segundo torneo LPGA

¿Quién es la nueva ministra de la Suprema Corte?

El senado de México designó por mayoría de votos a la nueva ministra de la Suprema Corte de México, Margarita Ríos-Farjat, quien se desempeñaba como directora del SAT.

Foto: JOHN THYS / AFP

El Senado de México eligió este jueves a Margarita Ríos-Farjat como nueva integrante de la Suprema Corte de Justicia de México, tras obtener la mayoría de votos sobre otras dos candidatas propuestas por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Ríos-Farjat se desempeñó como directora del Servicio de Administración Tributaria (SAT), organismo de recaudación fiscal mexicano, obtuvo 94 de los 122 votos emitidos, con lo que logró la mayoría calificada, de más de dos tercios del quorum, necesaria para designar a los ministros de la Suprema Corte.

En la terna figuraban también la académica Ana Laura Magaloni, candidata preferida por expertos de la sociedad civil y sectores opositores a López Obrador, quien obtuvo 25 votos, y Diana Álvarez Maury, funcionaria y profesora, que recibió un solo voto. Hubo dos votos nulos.

Ríos-Farjat, de 46 años, maestra en Derecho y doctora en Política Pública, ha trabajado también como profesora universitaria y funcionaria del Poder Judicial.

Fue elegida para reemplazar a Eduardo Medina Mora, exministro que renunció en octubre pasado en medio del escándalo debido a una investigación en su contra por presuntas transferencias millonarias a cuentas bancarias en Reino Unido y Estados Unidos.

Críticas de la oposición

Medina Mora, quien llegó a la Suprema Corte en 2015 a propuesta del entonces presidente Enrique Peña Nieto (2012-2018), debía cumplir un periodo legal de 15 años. Sin embargo, su nombramiento fue cuestionado desde el inicio al ser señalado como parte del círculo de poder de Peña Nieto, cuyo gobierno estuvo manchado por la corrupción.

Representantes de la oposición también criticaron la candidatura de Ríos-Farjat alegando su cercanía con el jefe de la oficina de Presidencia,  el empresario Alfonso Romo y uno de los hombres de confianza de López Obrador.

La ministra es la tercera integrante que el mandatario propone para el máximo tribunal del país en lo que va de su gobierno, que arrancó en diciembre del año pasado.

Los críticos sostienen que López Obrador buscaría mermar la autonomía e independencia de instituciones como la Suprema Corte, la autoridad electoral nacional o la defensoría del pueblo, recortando sus funciones y presupuesto o nombrando a personas afines a sus intereses.