Te puede interesar

¿Sabes cuál fue la primera canción convertida a MP3?

El futuro de Enrique y Meghan luego del “Meghxit”

Mexicana Gaby López gana su segundo torneo LPGA

En febrero 2020 ocurrirá el Brexit; Boris Johnson obtuvo la victoria

Boris Johnson llamó el viernes a “cerrar las heridas” del Brexit tras recibir carta blanca de los británicos para hacer efectivo el Brexit, una salida de la Unión Europea que lleva paralizando la política y dividiendo al país desde hace más de tres años.

“Insto a todos, a un lado y otro del debate, a permitir que comiencen a cerrarse las heridas”, dijo en un mensaje a la nación tras haberse reunido con la reina Isabel II en el Palacio de Buckingham.

“Llevaremos a cabo [el Brexit] a tiempo el 31 de enero, sin ‘si’, sin ‘pero’, sin ‘tal vez'”, había dicho eufórico, proclamando un “terremoto” político, después de obtener la mayor victoria conservadora desde 1987 en las legislativas del jueves.

En el poder desde julio pero con minoría en el Parlamento, Johnson se había arriesgado a convocar comicios anticipados en diciembre, un mes oscuro y frío, poco propicio a atraer a los británicos a las urnas.

Y la jugada le salió redonda: sumando una tras otra circunscripciones tradicionalmente obreras, su Partido Conservador obtuvo 365 diputados, 47 más que en 2017, en una cámara de 650 escaños.

El presidente estadounidense Donald Trump fue uno de los primeros en felicitarlo por “su gran victoria”. “El Reino Unido y Estados Unidos serán libres ahora para forjar un masivo acuerdo comercial tras el Brexit”, tuiteó.

“Muy decepcionados”, los opositores del Partido Laborista, encabezados por Jeremy Corbyn, perdieron 59 diputados para quedarse con 203.

Corbyn anunció que lanzará “una reflexión” interna y no liderará el partido en las próximas elecciones.

Los nacionalistas escoceses del SNP llegaron en tercera posición con 48 escaños (+13) de los 59 en juego en Escocia, lo que llevó a su líder Nicola Sturgeon a redoblar los esfuerzos por conseguir que se autorice un nuevo referéndum sobre la independencia tras el que perdieron en 2014.

En cuarta posición quedaron, con 11 diputados, los centristas del Partido Liberaldemócrata, cuya líder Jo Swinson perdió su escaño tras hacer campaña prometiendo revocar el Brexit.

 Brexit el 31 de enero 

“Esto significa que el Brexit se llevará a cabo el 31 de enero”, subrayó Tony Travers, profesor de la London School of Economics. “También significa el fin definitivo de la idea de que el Brexit podía evitarse”, agregaba su colega Sara Hobolt.

El fin de la incertidumbre impulsó la libra esterlina, que se disparaba 2% respecto al dólar. Las principales bolsas europeas también acogieron con euforia la aplastante victoria conservadora.

Decidido por referéndum con 52% de los votos en 2016, el Brexit debía tener lugar el pasado marzo. Pero el rechazo de un Parlamento fragmentado al acuerdo de divorcio negociado con Bruselas obligó a aplazarlo tres veces.

Desde hace más de tres años, el tema paraliza la política británica en un ambiente de caos y divide a la sociedad.

Tras presentar su nuevo gobierno, Johnson podrá someter la próxima semana su acuerdo de Brexit al nuevo Parlamento, aunque previsiblemente no será aprobado hasta enero.

Para entrar en vigor, el texto debe también ser ratificado por el Parlamento Europeo, en nombre de los otros 27 países miembros.

Sus líderes, reunidos en una cumbre en Bruselas, parecían aliviados por la certidumbre que dará este resultado, aunque tras el divorcio habrá aún que negociar la futura relación entre ambas partes y el plazo prometido por Johnson, diciembre de 2020, parece excesivamente ajustado.

Es un objetivo “muy ambicioso” reconoció la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, quien se declaró “dispuesta a trabajar” desde el día siguiente al Brexit con miras a una relación “lo más cercana posible”.

Las elecciones “más importantes” 

Para los laboristas, que habían prometido transformar el país con un programa muy izquierdista de lucha contra la desigualdad, es la peor de cuatro derrotas consecutivas.

Se debe a “la fatiga del Brexit”, afirmó su número dos, John McDonnell. “La gente quiere terminar con esto”.

Pero lo cierto es que la indefinición de Corbyn le pasó factura: si llegaba al poder prometía enzarzarse en la negociación de un nuevo acuerdo con Bruselas, que mantuviese estrechas relaciones entre ambas partes, y someterlo a otro referéndum junto con la posibilidad de permanecer dentro de la UE.

Una estrategia que decepcionó en muchas circunscripciones del norte de Inglaterra, bastiones laboristas pero que en 2016 votaron por poner fin a más de 45 años de pertenencia a la UE.

“Es muy decepcionante que la gente haya preferido un mentiroso a las cuestiones sociales”, dijo a la AFP un votante, Pete Wells, de 35 años, en referencia a la reputación de un primer ministro acusado de faltar a la verdad.