Te puede interesar

#ÚltimaHora Falleció Jorge Vergara

Cada vez menos catalanes buscan su independencia, revela encuesta

La Asociación Mundial de Ligas de Futbol crea un comité contra el racismo

#DelImpreso El ABC de los videostreaming en México

Una oleada de plataformas de videos en línea ha llegado a nuestro país: uno de cada cuatro hogares usa estos servicios. ¿Cómo funcionan y cuáles son las más prometedoras? Acá lo explicamos.

pxhere.com 5/nov/2019
pxhere.com

A finales de los años ochenta y durante toda la década de los noventa, México vio florecer videoclubes donde, mediante una suscripción y un pago módico adicional, se tenía acceso a videos para ser vistos en el domicilio. “Ir el fin de semana al Videocentro era casi como una tradición en mi familia”, afirma en una plática para Contenido Marcela R, licenciada en Letras inglesas, hoy traductora de películas para Netflix Latinoamérica.

Marcela, que vivió de primera mano la transición de los VHS en videoclubes a los DVD hasta que estos “se volvieron más accesibles y se vendieron en todos lados”, cuenta que actualmente han surgido numerosas plataformas de streaming (contenido audiovisual en línea bajo demanda) que tienen cabida “porque cada cabeza es un mundo y habrá quienes gusten más de una u otra; son modelos que llegaron para quedarse y como hemos visto a lo largo de la historia no vienen a sustituir al cine, son experiencias diferentes que se deben disfrutar desde diferentes puntos de vista”, sentencia.

Por lo menos desde hace una década, en nuestro país quedó atrás el tiempo en que ver películas, series, conciertos o cualquier tipo de entretenimiento en video dejó de estar supeditado sólo a lo que dictan los medios tradicionales como el cine, la televisión o el asistir a un concierto, pues los usuarios buscan el contenido a través de la red para descargarlo en streaming cuando ellos quieran.

Así, los servicios de videostreaming son un mercado en pleno crecimiento en México. Pese a que arrancó en 2011 con la inclusión de servicios como Netflix y Crackle, aun en este 2019 vemos grandes esfuerzos por captar nuevos usuarios. Y no es para menos, pues los mexicanos ocupan el tercer puesto como clientes a nivel mundial; según The Competitive Intelligence Unit (The CIU), en uno de cada cuatro hogares existen servicios de streaming por internet.

Si tomamos en cuenta que, por ejemplo, la televisión de paga se encuentra en dos de cada cuatro hogares mexicanos, resulta evidente que el ascenso de los servicios de streaming ha sido meteórico: en 2011 apenas tenían una presencia en 1.6% del total de hogares en México. Nueve años más tarde, este servicio está ya a mitad del camino del total de hogares con televisión de paga. Lo que según The CIU se expresa de la siguiente forma: “Mientras que los usuarios de televisión de paga ascienden al 59.8%, los usuarios de plataformas de videostreaming ya se encuentran en 26.4% de los hogares en el país”.

Marce, como le llaman de cariño, admite que pese a trabajar en el mundo del entretenimiento de videos bajo demanda, encuentra costoso este tipo de diversión: “Pago por una suscripción para mi esposo y yo, la cual compartimos con nuestras familias, por ello tenemos que ponernos de acuerdo en cuándo usar la cuenta cada quien; en total pagamos cerca de 600 pesos mensuales entre Netflix, Amazon y HBO, y eso que no contamos otros servicios como Claro Video que ya viene incluido en los celulares”.

Esta es precisamente una de las realidades más duras a superar para los servicios de streaming en video: los altos costos y la disposición que tiene la gente a pagar por dos o más servicios para su entretenimiento. “El dinero que tenemos no es ilimitado, si Netflix, que es el que más usamos, sube su membresía, tendremos que deshacernos de alguno de los otros que ya pagamos”, declara.

Por Mario Ostos

El reportaje completo está disponible en la versión impresa de la Revista Contenido.