Te puede interesar

#ÚltimaHora Falleció Jorge Vergara

Cada vez menos catalanes buscan su independencia, revela encuesta

La Asociación Mundial de Ligas de Futbol crea un comité contra el racismo

Bondades de la zanahoria en la cocina

La zanahoria es una de las raíces de mayor consumo en el mundo y es oriunda de Europa y Asia sur occidental. Conocida como una de las fuentes más importantes de antioxidantes, para prevenir el cáncer y mejorar la vista, esta verdura es también un elemento básico en casi todas las recetas desde dulces hasta saladas.

Valor Nutricional

* El agua es el componente más abundante, seguido de los hidratos de carbono, esto es, nutrientes que aportan energía.

* La zanahoria presenta un contenido en hidratos de carbono superior a otras hortalizas.

* Al tratarse de una raíz, absorbe los nutrientes y los asimila en forma de azúcares.

* El contenido de dichos azúcares disminuye tras la cocción y aumenta con la maduración.

* Su color naranja se debe a la presencia de carotenos, entre ellos el beta-caroteno o pro-vitamina A, pigmento natural que el organismo transforma en vitamina A conforme la necesita.

* Es fuente de vitamina E y de vitaminas del grupo B como los folatos y la vitamina B3 o niacina.

* En cuanto a los minerales, destaca el aporte de potasio, y cantidades discretas de fósforo, magnesio, yodo y calcio.

La Mejor Medicina

– Los griegos y los romanos las dotaban de un poder afrodisiaco que muchos desconocen. Lo que sí se atribuye al consumo de la zanahoria desde la antigüedad es el beneficio que ello conlleva para la vista. También es reconocido su valor estético: su consumo favorece el bronceado y fortalece las uñas y el cabello.

– Cuida la vista. Ésta es esencial para la visión, el buen estado de la piel, los tejidos y para el buen funcionamiento de nuestro sistema de defensas.

– Prevención de enfermedades. El betacaroteno, sustancia antioxidante, al igual que la vitamina E, neutraliza los radicales libres, por lo que el consumo frecuente de zanahorias contribuye a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, degenerativas y de cáncer.

– Potencia el sistema de defensas. En las últimas décadas se han acumulado pruebas que avalan la existencia de una serie de acciones biológicas de los carotenoides, el beta-caroteno es uno de ellos. Entre ellas se incluyen efectos beneficiosos sobre el sistema inmunológico.

– Regula la función intestinal. A la zanahoria se le atribuyen propiedades que combaten los parásitos debido a la presencia de un aceite esencial, el cual, junto con la fibra soluble presente en cantidades considerables, proporciona a la zanahoria un alto poder de acción astringente, muy útil en caso de diarrea.

– Exceso de peso solo un mito. La zanahoria, por ser una raíz en la que se acumulan mayor cantidad de azúcares que en otras hortalizas y por su ligero sabor dulce, era excluida de las dietas para adelgazar. Su valor energético es más bien bajo y, por tanto, resulta un ingrediente idóneo en múltiples recetas ligeras como las ensaladas, cremas y purés, etcétera.

– Es ideal para mujeres embarazadas y niños. Es imprescindible para el correcto funcionamiento de las hormonas tiroideas que intervienen en el crecimiento del feto, el desarrollo de su cerebro y en la regulación de otras funciones metabólicas como el mantenimiento de la temperatura corporal. En cuanto a la vitamina A, las necesidades son mayores en el embarazo y en los niños que en otras etapas de la vida.

Cómo elegirla y conservarla

Simplemente debes tener en cuenta algunos detalles que te permitirán aprovechar una de tus hortalizas favoritas, con la plenitud de sus propiedades.

– Siempre decídete por aquellas en las que sus tonos anaranjados se muestren bien vivos.
– Deben estar firmes, de tener hojas, deben ser bien verdes.
– Rechaza aquellas que se muestren descoloridas y blandas,.
– Guardarlas en un lugar fresco y aireado, ni siquiera necesitarás guardarlas en el refrigerador.
– Puedes llegar a disfrutarla en buen estado hasta por tres semanas en tus mejores recetas.