¿Dónde nació la primera campana?

Las primeras campanas fueron construidas en Creta hace cerca de 4,000 años: eran pequeñas, de arcilla, con el badajo hecho de madera. Los habitantes de la isla solían colgarlas en los árboles para que su sonido atrajera a los espíritus bondadosos.

pxhre.com 28/oct/2019
Pxhere.com

En los monasterios y palacios de China, unos 500 años después que en el Mediterráneo, se usó bronce para fabricar las primeras campanas metálicas. Pero estas estructuras carecían de badajo. Para hacerlas sonar, los monjes las golpeaban con un mazo. Así descubrieron que dependiendo del lugar donde asestaran el golpe se producía una nota diferente.

En 1978 se encontró un set de 64 campanas en la tumba de una cortesana que gobernó la región Yi durante el siglo V a.C. Esta colección fue utilizada como un imponente instrumento musical.

Según la Real Academia Española, el sustantivo campana deriva de la provincia Campania, al sur de Italia, donde se cree que estos instrumentos fueron empleados por primera vez en las iglesias cristianas. Y es verdad que la religión desempeñó un papel fundamental para su popularidad al usarlas como parte esencial de sus ritos y también para congregar a sus fieles.

Tiempos y culturas

Por ello, los campanarios se volvieron indispensables y, conforme los templos se iban haciendo más y más majestuosos, el tañido no sólo sirvió para llamar a la gente, sino que se convirtió en un arte que llegó a ofrecer espectaculares conciertos donde participaban todas las iglesias de una ciudad.

Desde los cencerros de las vacas, los ritos religiosos más antiguos, el mundo del reloj, la bicicleta y el teléfono, hasta llegar a las orquestas sinfónicas, las campanas han estado presentes durante la historia de la civilización en una infinidad de culturas, tiempos y usos distintos, demostrando así la fascinación que el hombre les profesa. México rinde un especial culto a estos artefactos porque se cree que el tañido de una campana, hace 209 años, detonó su Independencia.

(A.C.)

Artículos Relacionados