sábado , diciembre 14 2019

Te puede interesar

De un día para otro: playa amanece con toneladas de botellas plásticas

En febrero 2020 ocurrirá el Brexit; Boris Johnson obtuvo la victoria

Que no se te pase: anuncian megacorte de agua en Edomex

Descubre cómo afectan los cambios políticos en nuestra psique

El hombre actual lleva un estilo de vida acelerado que le predispone al estrés y la ansiedad. Poco tiempo para el descanso y el ocio, así como cada vez más responsabilidades laborales, sociales y familiares… Todo esto puede generar un coctel dañino que aumenta la tensión sobre la psique del individuo.

Pero, ¿Qué pasa cuando a ese ritmo de vida acelerado se le añade un ambiente de inestabilidad política?

El portal Nosotras, nos indica que los vaivenes políticos, e inseguridades laborales y económicas, derivados de ellos, entre otros aspectos; aumentan la tensión a la que se encuentra expuesto el individuo, uniéndose a las demás angustias cotidianas propias de la vida de hoy.

El artículo publicado, señala que existen evidencias contrastadas en las consultas médicas de psicólogos y terapeutas, mediante las cuales nos da las claves sobre el vínculo existente entre los cambios socio-políticos y nuestra salud mental.

La inestabilidad política afecta a la sociedad

Tanto de manera interna como en la proyección del país al extranjero. La estabilidad en el ámbito político ahuyenta a inversores, reduce el turismo y detiene la reducción del porcentaje del número de desempleados en una nación.

Todos estos aspectos mencionados, hacen que la población pierda la fe en la recuperación política, lo que genera estrés y frustración unida al miedo que genera la incertidumbre.

Estrés por lo que no se puede controlar

El hombre, por naturaleza, se inquieta ante los cambios, sobre todo cuando estos parecen generar consecuencias negativas y confirman sus miedos. Por lo cual, a nivel socio-político el origen del estrés radica en el rechazo y miedo social a los cambios.

Los cambios y los miedos a ellos, generan pensamientos que conducen a la desesperación y a la desilusión, ambos son sentimientos que originan ansiedad en el individuo y dan origen a la “cultura del miedo”.

La angustia socio política no es una enfermedad

Según los expertos, la angustia producida por la incertidumbre económica y los cambios sociopolíticos no son suficientes para diagnosticar a una persona con algún tipo de enfermedad mental.

Sin embargo, recomiendan buscar ayuda para lograr procesar esas emociones de forma adecuada. “Hay que procurar transformar el estrés malo en bueno, normalizarlo, aumentar la actividad y pensamientos positivos, pensar que el proceso puede ser positivo.”

Estrategias sociales, grupales e individuales para disminuir los síntomas

En toda sociedad expuesta a ambientes de incertidumbre económica y política, existe un porcentaje pequeño, más sensible o con alguna patología previa, que necesitará terapia, e inclusive ayuda de fármacos, en algunos casos.

El remedio no es “patologizar”, ni medicar los problemas; sino recuperar el control de la vida propia mediante el encuentro con los demás.

Acudir a profesionales ante situaciones de alerta

Las emociones mal gestionadas pueden desembocar en trastornos de estrés agudo o incluso, postraumático; cuyo periodo de recuperación es mucho más largo y sus consecuencias pueden variar desde el deterioro social, como reducción de los contactos, hasta presentación de irritabilidad, fragilidad, o en lo laboral, inatención, desconcentración, ausentismo y desapego de las normas.