Te puede interesar

Marcha de mujeres no será criminalizada, afirma Sheinbaum

Descubren un nuevo órgano sensorial para el dolor

Todo lo que debes saber de la vitamina B12

Ventajas y riesgos de comer de pie

Si eres de las personas que tienen poco tiempo para tomar sus alimentos y, por tanto, difícilmente se sientan a la mesa, te decimos las ventajas de comer de pie, pero también los riesgos que esto supone para tu salud.

La postura influye en la percepción del sabor

El consejo que nos dieron en la infancia sobre la conveniencia de tomar nuestros alimentos sentados a la mesa parece quedar científicamente comprobado gracias a nueva investigación.

Según estudio realizado por la Universidad del Sur de Florida, en Estados Unidos, comer de pie reduce la capacidad sensorial y, por tanto, la ingesta resulta menos placentera.

En su investigación, los científicos evaluaron distintos escenarios con el propósito de identificar los factores que alteran el sentido del gusto.

En primer lugar, sentaron a la mitad de los voluntarios, mientras el resto del grupo permaneció de pie; más tarde, todos degustaron el mismo alimento (pan de pita). No obstante, los participantes que se mantuvieron de pie calificaron el alimento como menos sabroso.

Para los científicos, esto significa que mantenerse en pie supone mayor tensión y fatiga para el organismo, por lo que el estrés asociado con dicha postura podría originar las diferencias observadas entre ambos grupos.

Igualmente, dicen los investigadores, la fuerza de la gravedad en el cuerpo de las personas de pie favorecería la acumulación de sangre en las extremidades inferiores. Esto supondría un sobreesfuerzo para el corazón, que debería bombear con mayor fuerza a fin de mantener el flujo sanguíneo en tronco y cráneo.

Como resultado, el organismo liberaría cortisol, la hormona del estrés.

Comer de pie favorece ingerir más aire

Otra desventaja de consumir alimentos de pie es que resulta más difícil relajarse y, por tanto, comemos más rápido. Expertos aseguran que esta aceleración conlleva estrés y mayor ingesta de aire, lo que puede generar problemas derivados de los gases intestinales.

Especialistas del Hospital Madrid-Montepríncipe (España) advierten que las molestias vinculadas a la presencia de gas en el intestino surgen, entre otras razones, por tragar demasiado aire (aerofagia) al comer deprisa o en situaciones de estrés.

Asimismo, comer mientras estamos de pie es hábito que suele acompañarse de alimentos con gran contenido calórico, es decir, “comida rápida”, lo que puede contribuir a la aparición de obesidad y sobrepeso.

Por si fuera poco, se sabe que cuando ingerimos alimentos y/o bebidas sin sentarnos, es difícil parar. “Podemos digerir todo con mayor rapidez y, por tanto, continuamos haciéndolo casi de manera inconsciente y, a futuro, esto puede hacernos ganar peso”, advierte el Dr. Prem Chattoo, gastroenterólogo radicado en Nueva York.

Ventajas de comer de pie

Consumir los alimentos sin sentarnos puede afectar la digestión y el control de peso si ponemos en la mesa platillos o bebidas con elevado contenido calórico o preparados con ingredientes que generen irritación estomacal.

Sin embargo, comer de pie no es malo si ingieres lo mismo (y a ritmo similar) que cuando te sientas tranquilamente, esto es, una dieta saludable.

De igual forma, la convivencia social parece verse favorecida en personas que consumen sus alimentos sin sentarse, en especial cuando acuden a sitios donde regularmente evitan colocar sillas, desde cafés o bares hasta puestos callejeros.

Comer es un acto que implica, además de ingerir alimentos, desconectarte un rato de lo que estabas haciendo; si permaneces de pie pareciera que tu objetivo es solamente regresar lo antes posible a tus actividades, olvidando que masticar y saborear cada bocado sin distracciones ni prisas puede aumentar la saciedad y reducir el riesgo de ganar peso.