domingo , diciembre 8 2019

Te puede interesar

Procura no llorar, la historia del “árbol del amor” en Londres

¿Quién es la nueva ministra de la Suprema Corte?

Estos son los personajes que la rompieron en 2019

Mitos y realidades sobre la salud de la piel

Hay algunos mitos sobre el cuidado de la piel que pueden afectar negativamente su salud. Además, hay ciertas cosas que desconocemos que son determinantes para protegerla. ¿Quieres saber más?

La salud de la piel es un tema que no siempre recibe la atención que merece. Si bien se trata de uno de los órganos más importantes y extensos del cuerpo, en ocasiones lo solemos descuidar. Incluso, la mayoría solo le presta atención por motivos estéticos.

Pero más allá de esto, la piel se encarga de proteger el cuerpo ante los agentes externos. Actúa como barrera frente a los cambios de temperatura, el aire, las bacterias, etcétera. Además, la salud de la piel también puede ser reflejo de alteraciones en otras partes del cuerpo.

¿Sabías que hay ciertos tumores, como los que se desarrollan en el pulmón, que pueden producir urticaria en la piel? De hecho, muchos trastornos sistémicos muestran sus primeros síntomas a través de ella.

Además, la piel nos permite experimentar el sentido del tacto, afecta nuestro aspecto, sexualidad y autoestima. Por ello, en este artículo te explicamos cuáles son los mitos y realidades sobre la salud de la piel.

¿La hidratación afecta a la salud de la piel?
Esto es una realidad. Beber agua es necesario para mantener en equilibrio el funcionamiento de todo nuestro organismo. También para que la piel se mantenga hidratada y turgente.

Sin embargo, es falso que debas beber 2 litros de agua al día para mantener la salud de la piel. Sí es cierto que se recomienda beber entre 1,5 y 2 litros de agua diarios. No obstante, esto es una media. El agua que necesitas varía en función de numerosos factores.

El ejercicio, la temperatura ambiente o la dieta pueden aumentar tus requerimientos de agua. Además, el agua que bebes que no llega ni afecta directamente al estado de tu piel.

¿El sol cura el acné?
Esto es un mito muy extendido. La mayoría de personas piensan que tomar el sol mejora el acné. Sin embargo, no es así. En primer lugar debes saber que la mayoría de tratamientos médicos que se utilizan para el acné son fotosensibilizantes.

Esto quiere decir que si estás tomando algún medicamento para tu acné, exponerte al sol puede dar lugar a una reacción en la piel. Además, si lo haces sin protección solar puedes acabar con una quemadura solar. Esto empeorará aún más el acné.

Por otra parte, si tienes cicatrices recientes de los granos, tomar el sol hará que las marcas sean más visibles. Intenta evitar las horas más fuertes de sol y utiliza una protección solar adecuada.

¿Se renueva la piel constantemente?
Esto es verdad. La piel es un órgano con un ciclo propio de renovación. Sus células se regeneran continuamente en la capa más profunda. Desde ahí, migran a la epidermis (la capa más superficial de la piel) y reemplazan a las células viejas.

La piel tarda unos 28 días en renovarse. Sin embargo, con la edad, este ritmo de renovación se ralentiza. También influyen en esto la exposición solar, el insomnio o una mala alimentación.

La salud de la piel, ¿la exfoliación elimina la celulitis?
Muchas mujeres piensan que exfoliar los muslos o los glúteos puede ayudar a eliminar la celulitis. La celulitis es una acumulación de grasa en las capas más profundas de la piel.

Con la exfoliación, lo único que logramos es estimular la capa más superficial. Por tal razón, es un mito que a base de exfoliar los glúteos o muslos podamos conseguir eliminar la celulitis.

Para conseguir reducirla lo más importante es mantener una dieta adecuada y realizar ejercicio constante. Consulta con tu médico y con un entrenador personal si quieres proponerte este objetivo.

¿Afecta el estrés a la salud de la piel?
Sí, esto es cierto. Como lo expone un estudio publicado en Clinical and Experimental Dermatology, la exposición constante al estrés afecta tanto la salud de la piel como el bienestar del resto del organismo. De hecho, se ha comprobado que hay alteraciones y enfermedades dermatológicas que están influenciadas por este factor.

La psoriasis, por ejemplo, es una enfermedad crónica de la piel que se caracteriza por la aparición de manchas rojas con escamas blanquecinas. Puede producir dolor y escozor en las zonas afectadas. Se ha demostrado que empeora notablemente con el estrés.

Otro caso es la alopecia areata. Es una enfermedad autoinmune en la que el el sistema inmune provoca la caída del pelo en zonas localizadas. También se ha relacionado con la ansiedad y el estrés.

Estos son solo algunos ejemplos que nos aclaran que no todo lo que pensamos y oímos sobre la piel es cierto. Por lo tanto, lo recomendable es acudir al médico ante cualquier duda o problema.

Además, hay maneras sencillas de cuidar no solo la salud de la piel sino la de todo nuestro organismo. Mantenerse hidratado y descansar correctamente mejoran el funcionamiento de todo el organismo.

Además, ya sabemos que la exposición solar entre las 12 y las 16 horas puede ser perjudicial para nuestra piel y arriesgado para nuestra salud. Lo ideal es utilizar siempre un protector solar adecuado a nuestro tipo de piel. ¡Tenlo en cuenta!