Te puede interesar

Encontró un murciélago atrapado en la tela de una araña

Albahaca contra a intoxicación alimentaria

Para usar WhatsApp, deberás tener por lo menos 13 años

Aseguran que los dientes de leche pueden curar enfermedades

Según la ciencia, los dientes de leche conservan células madres que podrían curar futuras enfermedades. Conservarlos en un banco especial podría costar entre 600 y 2,500 euros anuales.

La época de dejar los dientes de leche debajo de la almohada quedaron en el tiempo. Ahora la ciencia asegura que dentro se encuentra un millar de células madres muy útiles para el futuro del niño.

Un reciente estudio del Centro Nacional para la Biotecnología de los Estados Unidos que revela que los dientes de leche contienen células madre. Los mismo estuvieron menos expuestas a daños medioambientales, y por esta razón pueden ser de gran ayuda para regenerar otras partes del cuerpo dañadas.

Estados Unidos ya empezó a hacer campaña para que las familias guarden los dientes. Bajo el reclamo “Guarda un diente, salva una vida”, se están extendiendo al resto del mundo.

En España ya hay clínicas que ofrecen la conservación de pulpas dentales, la parte interior de las piezas donde se encuentran las células. “Esta es una apuesta de futuro”, resume el Doctor Antonio Montero, presidente del Colegio de Odontólogos de Madrid.

Para conservar los precios oscilan entre los 600 y los 2,500 euros anuales. Y el interesado podrá disponer de sus células madre durante 20 o 25 años.

Desde 2014 el Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH), en Burgos, ha logrado recoger más de 2000 dientes de leche procedentes de donaciones particulares de toda España. A cambio cada donante recibe un certificado como ayudante del ratón Pérez.

Según los especialistas, no todos los dientes son válidos. Solo se pueden utilizar los de leche o los de personas adultas, especialmente las muelas del juicio. Y que se encuentren en buen estado.

No pueden estar empastados, con fisuras o roturas, sino que deben ser dientes sanos. Para aprovechar sus virtudes “es necesario extraer bien el diente y preservar las pulpa en un lugar estéril”, explica el odontólogo Pedro Guitián, al frente de la clínica viguesa que lleva su nombre.