Te puede interesar

Encontró un murciélago atrapado en la tela de una araña

Albahaca contra a intoxicación alimentaria

Para usar WhatsApp, deberás tener por lo menos 13 años

Alejandro Giammattei, el nuevo presidente de Guatemala

Alejandro Giammattei Falla puede presentarse como la prueba viviente de que es verdad aquello de que “Quien persevera alcanza”. Ha conquistado la presidencia de Guatemala en lo que fue su cuarto intento por alcanzar la cima del poder.

Giammattei, quien venció en segunda vuelta a Sandra Torres, abanderada del Partido Nacional de la Esperanza y mejor conocida por haber sido la todopoderosa Primera Dama durante el cuatrienio de Álvaro Colom (2008-2012).

El político llevaba 20 años intentando alcanzar un cargo público, por lo que muchos de sus detractores le reprochan estar obsesionado con el poder.

Ya lo tiene, de eterno candidato, este médico cirujano de carrera, pero “trotamundos de la política”, tal y como se describe así mismo, gobernará al vecino sureño de México, desde el próximo enero.

Última oportunidad

Este político de 63 años, quien desde que empezó la última fase de campaña se perfiló como ganador, fue abanderado del centroderechista Vamos.

Pero en el mundo de la política guatemalteca sus incursiones comenzaron como coordinador general de Procesos Electorales del Tribunal Supremo Electoral.

Fue hasta 1999 cuando se postuló por primera vez como candidato.

Primero intentó dos veces, por medio de dos partidos de diferente ideología, ser alcalde de Guatemala capital, luego otras tres trató de ser presidente. La derrota lo acompañó en todo momento.

¡Vamos Guatemala!

La suerte le sonrío este 2019. En su cuarta postulación presidencial fue respaldado por una constelación de membretes que le permitieron tener presencia en los 22 departamentos (el equivalente guatemalteco a los estados mexicanos) que componen su país.

En la segunda vuelta pesó a su favor, el enorme antivoto que generó su oponente, Sandra Torres, a quien se le ha vinculado, sin investigarse, con organizaciones criminales que controlan las aduanas del país.

A la mujer, quien ganó la primera vuelta electoral, también se le ha señalado por desvío de recursos destinados a la política social durante el periodo en que fue Primera Dama.

Buena fortuna

Alejandro Giammattei, quien debe ser oficialmente proclamado presidente por el Tribunal Supremo Electoral, nació el 9 de marzo de 1956 y estuvo casado con Rosana Cáceres, con quien tuvo tres hijos.

Su vida parece la de una persona obsesionada con el poder, pero él lo niega y tal y como aseguró su deseo es “servir”.

“Vengo a decirles, este humilde servidor, que va a ser un inmenso honor ser el presidente del país”, dijo el pasado domingo en una conferencia de prensa en el que prometió ser un hombre “al servicio” de la gente y “cercano” a la población para “reconstruir el país”.

Ese afán y lucha es lo que le ha llevado a sobrevivir a una enfermedad, esclerosis, que, según cuenta, lo tenía sentenciado a muerte desde hace años.

Aún así se graduó de Médico y Cirujano de la Universidad de San Carlos de Guatemala, aunque nunca ha ejercido.

Giammattei ha prometido crear un “muro de oportunidades”, es decir, desarrollo económico para que los ciudadanos tengan un empleo, vivienda, salud, educación y seguridad y no se vean obligados a migrar.

Partidario de la aplicación de la pena de muerte, el nuevo presidente plantea tratar como “terrorista” a todo aquel que cometa ataques contra servicios públicos.

Además, propone poner a trabajar a los presos para que se ganen sus alimentos y su educación.

Esa es la mano dura con la que busca acabar con los altos índices de criminalidad en uno de los países más violentos del mundo.

Por Pedro C. Baca

Con Info y Fotos AFP