viernes , diciembre 6 2019

Te puede interesar

Procura no llorar, la historia del “árbol del amor” en Londres

¿Quién es la nueva ministra de la Suprema Corte?

Estos son los personajes que la rompieron en 2019

Nada es para siempre: Frida se jubila

Frida, la perrita rescatista que nos robó el corazón en septiembre de 2017 dijo adiós a las actividades después de 10 años de servicios en la Armada.

Foto: AFP

Frida, la labrador color miel, cuya imagen con gafas protectoras y botines todo terreno en sus patas dio la vuelta al mundo, se retiró tras 10 años de labores en búsqueda y rescate, en los que encontró con vida a 12 personas en distintos eventos.

“Después de 10 años de servicio activo en la Armada nuestra querida labrador Frida comienza una nueva etapa en el retiro”, dijo en la ceremonia el subsecretario de la Marina mexicana, Eduardo Redondo.

En la ceremonia, a la perra se le retiró su uniforme característico, que incluye las gafas y los botines, y Redondo le entregó un juguete para perro como señal de su vida de jubilada.

El adiós

Frida se robó el corazón de todo México y de miles más allá de nuestras fronteras, ha entregado ya el característico uniforme que la acompañó en cada una de las misiones en las que participó”, agregó Redondo. “Su ladrido siempre dio esperanza y en momentos de dolor e incertidumbre trajo alivio”, agregó.

Frida era miembro hasta este lunes de la Unidad Canina de la Marina Armada de México, y durante el sismo fue asignada a las misiones de rescate en el colegio Enrique Rébsamen, una primaria y secundaria del sur de Ciudad de México que se desplomó con el sismo de 7.1 grados.

Frida, especialista en la detección de personas vivas entre los escombros, también participó en las labores de rescate tras el terremoto de Ecuador de 2016.

La imagen de la perrita rescatista dio la vuelta al mundo en los medios y las redes sociales, convirtiéndose en un símbolo de unidad durante el terremoto de México.

Su pareja

A las pocas horas del temblor del pasado 19 de septiembre surgió una figura poco usual que se ganó el corazón de todos. Usa visor, chaleco y botas especiales para todo terreno, y valiéndose de su olfato salvó muchas vidas.

Se trata una perrita de raza labrador, integrante de la Unidad Canina de la Secretaría de Marina (Semar). Se llama Frida y por su labor en la búsqueda y rescate de personas atrapadas bajo los escombros se convirtió en símbolo de valentía y esperanza en medio de la tragedia.

Frida no ha trabajado sola, hace binomio desde hace tres años tanto con el tercer maestre Israel Arauz Salinas y con el cabo oficinista Emmanuel Hernández. Adiestrada a partir de los dos meses de edad. Sus ladridos han sido decisivos para salvar con vida a 12 personas y rescatar 41 cuerpos de víctimas fatales.

Ha trabajado tanto en Guatemala, Ecuador como en distintas partes de México. Su presencia ha servido para revalorar a los perros que ayudan en labores de rescate, utilizando capacidades que el ser humano está lejos de alcanzar, volviéndose indispensables para salvar vidas.

En la recta final de su vida laboral, debido a su edad, Frida dio de qué hablar en octubre pasado cuando se viralizó una imagen en la que aparece con un pastor belga malinois que también forma parte del grupo de binomios rescatistas de la Semar. No faltaron quienes la felicitaron por su “nuevo amor”. Fueron especulaciones. Los perros rescatistas son esterilizados desde pequeños para ayudarlos a enfocarse en sus labores.

 

“La actividad de los perros rescatistas es indispensable para definir dónde arrancar la búsqueda de personas bajo escombros” – Israel Arauz, manejador de Frida.

 

Por Pedro C. Baca, con información de AFP