Te puede interesar

Maradona se baja del barco de Dorados de Sinaloa

Así será el despliegue militar de México en la frontera sur

Así ha sido la relación de AMLO con la prensa

Fitch rebaja nota de Pemex, Moody’s da perspectiva negativa

La agencia de calificación financiera Fitch rebajó este jueves la notación de la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) a una categoría considerada basura por su alto riesgo de impago, mientras Moody’s le otorgó perspectiva negativa, despertando el “fuerte desacuerdo” de México, cuya nota crediticia también fue rebajada.

Fitch aseguró en un comunicado que bajó “las calificaciones de largo plazo en moneda extranjera y moneda local en escala internacional de Pemex a ‘BB+’ desde ‘BBB-‘; la perspectiva de las calificaciones es Negativa”, lo cual aplica para sus emisiones de deuda en el mercado por un monto de alrededor de 80,000 millones de dólares.

La nota BB+ se atribuye a bonos de grado no-inversión y bonos especulativos conocidos como “bonos basura”, es decir que tienen un alto riesgo de impago y para compensarlo ofrecen una rentabilidad elevada.

El miércoles, Fitch degradó la nota crediticia de México de BBB+ a BBB, mientras que Moody’s cambió su perspectiva para este país de “estable” a “negativa”.

Estas decisiones ocurren mientras México pelea con su principal socio comercial, Estados Unidos, para que no le aplique aranceles a sus vitales exportaciones argumentando una crisis migratoria.

Y este jueves, el gobierno de México expresó su “fuerte desacuerdo” con las calificadoras.

“Es desafortunado que la agencia Fitch Ratings penalice doblemente el balance financiero del país”, indicó la secretaría de Hacienda en un comunicado.

“Por el lado soberano, argumentan que los riesgos a las finanzas públicas se han incrementado porque la deuda de Pemex representa pasivos contingentes para el gobierno federal (…) Al mismo tiempo, la agencia penaliza la calificación de Pemex por considerar que el respaldo del gobierno federal es moderado e insuficiente”, explicó.

Pemex es la mayor empresa pública de México y el presidente Andrés Manuel López Obrador prometió salvarla de sus dificultades financieras para que impulse la economía mexicana.

“Consideramos excesivamente severa la conclusión de Fitch”, dijo Pemex en un comunicado, argumentando que ha logrado la “estabilización en la producción de petróleo y por primera vez en casi 10 años, no se ha utilizado la deuda para financiar proyectos de inversión”.

 “No van a tener éxito”

“Cambiamos la perspectiva a negativa (de Pemex) de manera consistente con el cambio de la perspectiva de México, debido a la extrema importancia de la fortaleza financiera y apoyo del gobierno” para la petrolera, argumentó Moody’s.

De su lado, Fitch dijo que “la perspectiva negativa de Pemex refleja un deterioro potencial en su perfil crediticio individual”.

“Aunque Pemex ha implementado algunas medidas de recorte de costos y el gobierno mexicano le ha otorgado reducciones en impuestos, la compañía continúa sin invertir lo suficiente en su negocio de exploración y producción”, añadió.

En su acostumbrada conferencia matutina, López Obrador criticó a Fitch y Moody’s: “Sus pronósticos no resultan, no van a tener éxito”.

“La falla que tienen las calificadoras y los expertos en materia financiera es que aplican la misma metodología de hace más de tres décadas”, estimó el mandatario.

De su lado, la secretaría de Hacienda lamentó que las decisiones de Fitch y Moody’s ocurren “cuando se ha demostrado el apoyo total del gobierno federal a la empresa”.

Pemex anunció el miércoles que registró ganancias de 1,461 millones de dólares en abril, rompiendo una racha de pérdidas en los últimos seis meses.

Anteriormente, el gobierno acordó reducir la carga fiscal de la empresa, que aún es responsable de parte de los ingresos públicos, y firmó un acuerdo con bancos para un fondo de 8,000 millones de dólares que ayude a financiar una pequeña parte de la deuda de Pemex.

La petrolera requiere incrementar sus inversiones para revertir un prolongado declive de su producción, que cayó de 3.4 millones de barriles diarios en 2004 al promedio de 1,6 millones en la actualidad. Pero carga con una pesada deuda de 106.500 millones de dólares hasta el primer trimestre de este año.

Este panorama, aunado a la contracción de 0.2% de la economía mexicana en el primer trimestre, anticipan un camino muy difícil para que López Obrador pueda cumplir con sus promesas de lograr un crecimiento económico del 2% este año.

AFP