@font-face { font-family: 'Arvo'; font-display: fallback; src: local('Arvo'), url(https://fonts.gstatic.com/s/arvo/v9/rC7kKhY-eUDY-ucISTIf5PesZW2xOQ-xsNqO47m55DA.woff2) format('woff2'); } body { font-family: 'Arvo', sans-serif; }
miércoles , agosto 21 2019

Te puede interesar

Ha fallecido el acordeonista Celso Piña

Apple lanzará su servicio de televisión por suscripción en otoño

De la mano de Keanu Reeves Matrix 4 llegará a los cines

Cuando el dinero elimina la felicidad…

Dicen que el dinero ayuda a la felicidad, pero pocos saben que también puede alejarla.

En los últimos años la riqueza material se ha convertido en un sinónimo de felicidad pues nos permite viajar, adquirir herramientas que facilitan nuestra vida y hacernos de un patrimonio que a futuro nos otorgará tranquilidad. No obstante el dinero también puede alejar la alegría de nuestra vida. Alejandra López Alonso, directora del Instituto del Desarrollo Óptimo, nos explica bajo qué condiciones ocurre lo segundo:

 

Obsesión por el dinero

Cuando las personas tienen como meta primordial ganar más dinero son menos felices que aquellas para las cuales el dinero sí es importante pero no es su meta principal.

El origen del dinero

Si el dinero se logra a través del fraude, el robo o la extorsión, la persona, en el fondo sabe que no lo merece e inconscientemente lo malgasta, se sentirá perseguida o lo atesorará quedando “atrapado” y sin capacidad de disfrutar.

 Cuando tenemos mucho dinero

Cuando tenemos cubiertas todas nuestras necesidades tener más dinero no hace la diferencia. Se ha tratado de establecer cuál es ese punto y más o menos 75,000 dólares al año (1,500,000 pesos). Si se tiene más dinero no habrá más felicidad.

 Adaptación hedónica

Si bien obtener cosas nuevas sí genera felicidad, esta caduca rápidamente y sí la única fuente de alegría es la adquisición de cosas materiales entonces, como ocurre con las drogas, se necesitará comparar más y más objetos para sentir bienestar, quedando atrapada en un círculo vicioso similar al de las drogas.

Para contrarrestar esta tendencia, asegura la especialista, lo ideal es apostarle a las buenas experiencias, ser más agradecidos, desarrollar la capacidad para estar en el momento presente, ponernos retos que nos permitan desarrollar nuestras habilidades y encontrar distintas formas de otorgar algo a los demás, no necesariamente dinero, se puede regalar tiempo, creatividad, amistad.

Además, agrega, es importante confiar en el futuro, “saber que podemos tener una mejor vida un mejor día a día pero con los pies en la tierra. Reflexionar: ¿Qué tengo que hacer yo para que ese futuro se parezca más a lo que yo quiero?, y no sólo ese futuro, sino también ese presente”.

Si quieres conocer más tips sobre cómo obtener felicidad no te pierdas nuestro reportaje multimedia de Contenido 3.0: Felicidad a la mexicana

Por Mariana Chávez Rodríguez