Te puede interesar

Vive Lomito Fest, ideal para ti y tu mascota

Gasto social y pobreza. Columna de Sergio Sarmiento

May dimitirá 7 de junio y seguirá en funciones mientras se elige nuevo líder

Mujer descubre que está embarazada 19 días antes de dar a luz

Una mujer brasileña de 27 años de edad descubrió durante una visita ginecológica que estaba embarazada de ocho meses. Diecinueve días después, su hijo, Gabriel, nació con tres kilos y 47 centímetros.

La historia, de la que se hace eco el portal G1, ocurrió en Curitiba, en la capital del estado de Paraná. Lana Maria Wigand, que tomaba píldoras anticonceptivas y sus ciclos menstruales eran regulares, nunca pensó que podía estar embarazada.

Había engordado cuatro kilos, pero los atribuyó a que ya no hacía ejercicio y no estaba cuidando bien su alimentación.

La primera señal de alerta fue un supuesto cólico que la llevó a la consulta de un gastroenterólogo. Días después, observó algo “diferente” en su flujo vaginal y decidió visitar a su ginecóloga.

Sirax07@sirax07

Casal de Curitiba descobre gravidez 19 dias antes de o bebê nascer http://www.refugo.hol.es/casal-de-curitiba-descobre-gravidez-19-dias-antes-de-o-bebe-nascer.html 

Ver los otros Tweets de Sirax07

“Al llegar, la doctora apretó mi barriga y, espantada, me dijo que estaba muy, pero que muy embarazada”, recuerda Wigand, que llevaba una año sin ir al ginecólogo.

Por su parte, su doctora, Flavia Martins Vieira Bueno, comentó que su paciente “es muy delgada y siempre ha hecho actividad física”, por lo que “su fuerte musculatura abdominal hizo que el útero creciese, pero la tripa no fuese hacia fuera”.

“El bebé creció presionando los órganos internos, lo que potenció los síntomas de gases, ardor de estómago y estreñimiento intestinal”, afirmó la doctora, mientras recordó que no existe un método anticonceptivo 100% seguro.

Respecto a la menstruación regular que Wigand presentó durante todo el embarazo, la ginecóloga dijo que al usar anticonceptivos, su paciente estaba acostumbrada a tener un periodo escaso. Los dos últimos meses en los que el flujo prácticamente disminuyó Wigand sí se alarmó, pero nunca pensó que la razón de sus pequeños desajustes y cólicos fuese un bebé.