miércoles , diciembre 11 2019

Te puede interesar

Los vehículos autónomos se hacen esperar en EU

5 destinos invernales dentro de México

¡Qué susto! Intentó detener un robo pero resultó ser una película

El cerebro es el responsable de que no podamos parar de comer

Comer es una de las actividades que tenemos en común todos los seres humanos. Algunas veces nos pasa que al momento de realizar alguna comida tardamos en sentir el límite de saciedad.

Un grupo de científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Carolina del Norte, Estados Unidos, realizó un estudio que puede llevar a resolver el extraño fenómeno.

Según los especialistas la sensación de saciedad esta relacionado con nuestro circuito cereblar. Existe una red de comunicación celular que se encarga de procesar las emociones. La estimulación de esta zona genera que se siga consumiendo comida a pesar de ya haber obtenido los nutrientes y proteínas necesarios. “Nuestro estudio es uno de los primeros en describir cómo el centro emocional del cerebro contribuye a comer por placer. El siguiente paso importante y el desafío es aprovechar lo descubierto para obtener nuevas terapias para la obesidad y el atracón”, explicá J. Andrew Hardaway, profesor asistente de investigación de farmacología en la Escuela de Medicina de la UNC.

Este descubrimiento podría generar una pista para realizar tratamientos de para la obesidad más eficientes. Los experimentos de los últimos años sostienen que nuestro “cableado” involucra la “nociceptina”, una pequeña proteína que funciona como una molécula de señalización en el sistema nervioso de los mamíferos. La clave ahora están en algunos compuestos que buscan bloquear esta proteína. Los laboratorios que trabajan en este campo, consideran a estos “antagonistas” como posibles fármacos anti-obesidad y anti atracones.