miércoles , junio 19 2019

Te puede interesar

La Tuta condenado a 55 años de prisión

La Libra de Facebook se une al mundo de las criptomonedas

Estudio sugiere que saltarse el desayuno está en los genes

Conmoción en la Fórmula Uno por el fallecimiento del excampeón Niki Lauda

El triple campeón mundial austríaco de Fórmula 1 Niki Lauda, cuyas imágenes atrapado en la cabina de su monoplaza en llamas dieron la vuelta al mundo hace más de cuatro décadas, falleció el lunes “en paz” a los 70 años de edad, anunció su familia.

(Photo by GERARD FOUET / AFP)

“Con profunda tristeza anunciamos que nuestro querido Niki falleció en paz el lunes 20 de mayo de 2019, rodeado de su familia”, indicaron allegados del expiloto en un correo electrónico enviado a medios austríacos.

“Murió el lunes a las 20h30 (18h30 GMT) en el hospital universitario de Zúrich (Suiza)”, precisó una de sus colaboradoras a la AFP.

Según el medio austriaco Ö24, Lauda fue hospitalizado en una clínica privada suiza a mediados de mayo para una diálisis debido a un problema en uno de sus riñones, en los que se sometió a trasplantes en 1997 y 2005.

“No hay una causa precisa de la muerte”, declaró a la agencia austriaca APA Walter Klepetko, médico que le realizó el verano pasado un trasplante pulmonar de extrema urgencia, después de haber contraído un virus durante un viaje a Ibiza.

“Es el resultado de una larga evolución, al final el paciente se ha ido. Niki Lauda ha peleado. Era un hombre formidable, desde algún tiempo estaba claro que no volveríamos a verle en los circuitos”, añadió el médico.

Los gases tóxicos que inhaló durante su accidente en 1976 habían debilitado para siempre su organismo.

– Salvado por otros pilotos –

Lauda, una leyenda de los circuitos en los años 1970 y 1980, escapó por poco a la muerte aquel 1 de agosto de 1976, cuando sufrió un accidente durante el Gran Premio de Alemania, en el circuito de Nürburgring. Su monoplaza Ferrari se incendió tras una salida de pista y si sobrevivió fue gracias a la intervención de otros pilotos, después de haber pasado casi un minuto en la cabina.

Las imágenes del terrible accidente del entonces campeón del mundo conmocionaron al mundo entero. Pero Lauda, un luchador, volvió a la vida.

Seis semanas después de haber recibido la extremaunción en su cama de hospital, participó, para sorpresa de todos, en el Gran Premio de Italia, a pesar de su sufrimiento y las graves lesiones en el rostro.

Durante esa temporada, luchó por el título hasta la última carrera con el británico James Hunt, quien finalmente se impuso como vencedor. Este épico enfrentamiento, revelador del carácter fuera de toda regla del austríaco, se narró en la película “Rush” (2013) del estadounidense Ron Howard.

En 1977, logró su segundo título mundial con Ferrari. Y en 1979 puso fin a la competición para fundar Lauda Air.

“Permanecerás para siempre en nuestros corazones y en el de los tifosi. Adiós Niki”, escribió en Twitter Ferrari, donde corrió entre 1974 y 1977.

– ‘Gladiadores’ –

Pero en 1982 regresó a los circuitos al volante de un McLaren con el que en 1984 conquistó su tercer y último título mundial.

El hombre de la eterna gorra publicitaria, con la que escondía a medias sus cicatrices, se convirtió en presidente no ejecutivo de la escudería Mercedes en 2012 y siguió siendo omnipresente en los circuitos, donde se lo apreciaba por su experiencia y su honestidad, lamentando entre otras cosas que se perdiera “el aspecto de combate de gladiadores” de su deporte.

Su primera marcha de la Fórmula 1 en 1979 estuvo relacionada con su segunda pasión, la aviación civil. Pionero del chárter privado, ese mismo año creó su propia compañía aérea, Lauda Air, que en 2002 vendió a Austrian Airlines.

Y no quedó ahí, sino que en 2004 creó la muy rentable compañía de bajo costo Niki, que vendió en 2011 a la alemana Air Berlin.

“Sus éxitos únicos, como deportista y empresario, son y seguirán siendo inolvidables. Su dinamismo, infatigable, su honestidad y su valentía siguen siendo un ejemplo y una referencia para nosotros”, destacó la familia.

“Fuera de la vida pública, era un marido, un padre y un abuelo afectuoso y preocupado por los demás. Lo extrañaremos mucho”, añadió.

(FILES) In this file photo taken on February 1, 2015, Austrian former Formula One driver Niki Lauda looks on during the first day of the Formula One pre-season tests at Jerez racetrack in Jerez de la Frontera, Spain. – Legendary Formula One driver Niki Lauda has died at the age of 70, his family said in a statement released to Austrian media early Tuesday, May 21, 2019. (Photo by Jorge Guerrero / AFP)

– Tragedia aérea –

No obstante, Lauda también conoció el drama en su papel de jefe de una aerolínea. El 26 de mayo de 1991, el Boeing 767 de Lauda Air que realizaba la ruta Bangkok-Viena se estrelló con 223 personas a bordo debido aun fallo técnico estructural. No hubo supervivientes.

Nacido el 22 de febrero de 1949 en una familia de la burguesía comercial de Viena, Andreas Nikolaus Lauda, apodado Niki, tuvo cuatro hijos fruto de dos matrimonios.

Cuando no tenía ni 20 años, en 1968, disputó con un Mini Cooper que le había regalado su abuela su primera prueba automovilística, sin prevenir a sus padres. El preludio de una carera de leyenda.

Algunas de sus frases más recordadas:

Ferrari

“Hay miles de jóvenes que saben rodar más rápido que yo. Pero yo piloto un Ferrari”.

Mono

“Cualquier mono podría conducir un Fórmula 1 actual. Por lo que yo también”.

Dar vueltas

Tras su retirada de los circuitos en 1979: “Estoy cansado de dar vueltas como un tonto”.

Coche de asistencia médica

Enfadado por el rendimiento de los Jaguar cuando dirigía esta escudería en 2002: “Espero que el coche de asistencia médica no nos supere en la salida”.

Salarios

“Vistos los salarios actuales de los pilotos, si yo fuera estadounidense probablemente llevaría a juicio a mi madre por haberme traído al mundo demasiado pronto”.

Perfección

“No es fácil ser perfecto. Pero estaría bien que alguien lo fuera”.

Confesión

“El hombre es capaz de admitir todo, salvo que es un mal conductor”.

Físico

“Visto que mi trabajo depende únicamente de mi pie derecho, mi apariencia física importa poco”.

Superviviente

Sobre los sentimientos que tuvo cuando recibía la extremaunción tras su accidente en agosto de 1976: “Me dije: ‘no será así conmigo’. Esto me motivó para seguir con vida”.

Muerte

Tras su trasplante pulmonar en 2018: “Estuve muerto brevemente. Pero he resucitado”.