Te puede interesar

Maradona se baja del barco de Dorados de Sinaloa

Así será el despliegue militar de México en la frontera sur

Así ha sido la relación de AMLO con la prensa

Personas con estrés y presión son las más propensas a sufrir sobrepeso

Mientras que las personas que tienen exceso de trabajo y están bajo presión a menudo recurren a alimentos ricos en calorías para estimular su ánimo, un equipo de investigadores de Australia advirtió el viernes que la “comida reconfortante” en momentos de estrés puede tener Un impacto aún mayor en el aumento de peso que los científicos habían pensado previamente.

En un estudio realizado en ratones, el Instituto de Investigación Médica Garvan descubrió que una dieta alta en calorías combinada con el estrés daba como resultado un aumento de peso mayor que la misma dieta en un entorno sin estrés.

De acuerdo con el autor principal del estudio, el Dr. Kenny Chi Kin Ip, esto se debe a que una vía molecular en el cerebro que controla la insulina llamada NPY, impulsa el aumento de peso adicional en momentos de tensión.

“Nuestro estudio demostró que cuando estaban estresados durante un período prolongado y había alimentos con alto contenido calórico, los ratones se volvían obesos más rápidamente que los que consumían el mismo alimento alto en grasa en un ambiente libre de estrés”, explicó.

“Descubrimos que cuando desactivamos la producción de NPY en la amígdala (cerebro), el aumento de peso se redujo”.

“Sin el NPY, el aumento de peso en una dieta alta en grasas con sentirse alterado fue el mismo que el aumento de peso en un ambiente libre de estrés. Esto muestra un claro vínculo entre el estrés, la obesidad y el NPY”.

En circunstancias normales, el cuerpo produce insulina inmediatamente después de una comida, lo que ayuda a las células a absorber la glucosa en la sangre y a enviar una señal de “dejar de comer” al cerebro.

Pero en épocas de estrés crónico y en combinación con una dieta rica en calorías, se encontró que los ratones tenían niveles de insulina 10 veces más altos en comparación con otros que se colocaron en un ambiente libre de estrés.

El estudio demostró que con estos niveles altos y prolongados de insulina, las células nerviosas se desensibilizan rápidamente, lo que aumenta sus niveles de NPY, lo que fomenta la necesidad de comer y reduce la capacidad de los ratones para quemar energía.

“Nuestros hallazgos revelaron un círculo vicioso, donde los niveles elevados de insulina crónicos provocados por el estrés y una dieta rica en calorías promovían cada vez más la alimentación”, dijo el jefe del laboratorio de trastornos alimentarios en el Instituto de Investigación Médica Garvan, el profesor Herbert Herzog.

“Esto realmente reforzó la idea de que si bien es malo comer comida chatarra, comer alimentos ricos en calorías bajo estrés es un doble golpe que impulsa la obesidad”.